Público
Público

"Hay tanto donde elegir que ya no se escuchan ni las canciones enteras"

Músicos analizan cómo los nuevos soportes de escucha aleatoria están erosionando cada vez más el concepto de disco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Ya no se conciben los discos como tal. Ahora las canciones vuelan solas y la gente se hace sus propios discos'. Son las palabras de Leiva, reconocido músico, ahora en solitario tras su periplo en Pereza,  una de las bandas más populares de la última década en España.

El músico madrileño responde a la pregunta de si los nuevos formatos de escucha, liderados por el streaming de plataformas como Spotify, están demoliendo el concepto del disco con las nuevas formas de escucha aleatorias. 'A mí me da pena que se pierda el concepto de disco, pero los tiempos cambian. Hay tanto donde elegir que ya no se escuchan ni las canciones enteras', lamenta Leiva. 'El defecto de los nuevos formatos de escucha es la desaparición del disco en su contexto conceptual. La paciencia que te exige la escucha de un álbum entero ya no se tiene. Se tiende a acumular música, cuanta más mejor, y nunca escuchas la mitad de la mitad'.  Pese a todo, el exPereza también encuentra algunas ventajas: 'la inmediatez con la que accedes a toda la música que quieres, la música que descubres por el camino'. El músico, por ejemplo, posee una cuenta de Spotify. 'Para viajar, para hoteles y para la furgoneta es lo más cómodo. También es muy interesante para investigar nuevas bandas.', zanja

'Se tiende a acumular música, cuanta más mejor y nunca escuchas la mitad de la mitad', lamenta LeivaEl sentir general de los restos de músicos consultados por Público apunta a la misma dirección: los nuevos formatos están modificando el modo en el que el oyente se relaciona con la música que escucha, bien sea con el formato que utiliza o con el orden aleatorio en el que se pueden reproducir las canciones. 'El LP como obra completa ha quedado mutilado con este tipo de escucha. Los discos que son colecciones de canciones no sufren nada. Es más, pasa lo mismo que con la radio, que es aleatoria', explica Jorge Ilegal, que también sabe darle la vuelta a la tortilla y quedarse con la parte buena: 'los nuevos soportes me parecen realmente interesantes. Cuantas más cosas haya mejor. Lo malo es quedarse con una. Yo prefiero comprar discos', explica el exlíder de los Ilegales. 

A Marcos, de La Sonrisa de Julia, tampoco le preocupa el hecho de que la gente ya no se escuche los discos del tirón: 'Yo hago una propuesta. Nos gusta mucho dar un concepto global al disco,  es muy importante para nosotros.  Pero si una persona lo cambia y así tiene más sentido en su vida, es genial. Lo más bonito es cuando algo superíntimo tuyo se convierte en el algo superíntimo de otra persona. También hay un acto creativo por parte del público al escuchar la música de una u otra forma. Se trata de que la gente disfrute', explica. Sin embargo, Marcos entiende que hay ciertos límites que no se deberían sobrepasar: 'La gente que escucha música con su móvil sin altavoces, eso sí me preocupa. Te dejas el pellejo por los matices y lo suyo es escucharlo con un mínimo de calidad', lamenta. 'El LP como obra completa ha quedado mutilado', afirma Jorge Ilegal

No obstante Marcos apuesta por que se escuche música por encima de cualquier condicionante y contexto: 'Mientras la gente escuche música y no vea Gran Hermano, el formato da igual'. Fran Gómez, de The Noises, confía en que la gente que realmente le guste la música acabe escuchando 'los discos completos'. Otro de los problemas derivados de plataformas como Spotify lo apunta Pachi García, alma mater de Alis: 'La primera reflexión es que la oferta es exagerada. Hay pocos filtros. La gente se vuelve un poco loca. Todo el mundo hace discos y está en Spotify, los promociona con mensajes y la gente está perdida. Hay mucha oferta. Debería de haber algún filtro que controlara ciertos tipos de cosas que realmente no tienen una calidad, que están grabadas en el salón de una casa', analiza el músico. La parte buena, contrapone, es que se trata de un medio muy eficaz para investigar musicalmente. Si te añaden a una lista y les gusta van indagar más en lo que hago. Antes tenías que comprarte el disco sin saber si te iba a gustar. Poder escucharlo antes es una ventaja brutal'. Sala Elassir, de Salta&The Strange Sounds considera que las plataformas como Spotify, aunque puedan parecer más democráticas, esconden una dinámica de promoción parecida a la que se viene empleando en los medios tradicionales como la radio. 'Cada vez más entra en juego el dinero o el apoyo que tiene cada grupo para comprar visibilidad y posicionamiento en estas plataformas y volvemos a estar en las mismas... David y Goliat', critica.

'También hay un acto creativo por parte del público al escuchar la música de una u otra forma', reflexiona Marcos, de La Sonrisa de Julia

Maryan Frutos, de Kuve, que también posee una cuenta Premium de Spotify, apoya estas plataformas 'porque llevan de manera inmediata la música a todos lados sin posibilidad de pirateo y con posibilidad de compra. Es mucho más fácil y cómodo difundirla así'.  Maryan, a diferencia de otros compañeros, cree que 'el concepto del disco no tiene por qué difuminarse, simplemente es otra manera de escucharlo, accesible y cómoda'. Sin embargo, sí que cree que 'quizás que se pierde la esencia de tener ese formato físico en nuestras manos y leer la letra'. ¿Ventajas? Que lo puedes llevar en distintos dispositivos (tablet, teléfono, ordenador) en cualquier momento y cualquier canción'.

[Tercera parte del reportaje que analiza los formatos existentes para escuchar música tras 'La manera perfecta de escuchar música' y 'Todos los formatos para escuchar música están condenados a morir']