Público
Público

Una herida grave, denuncias e intoxicaciones etílicas despiden 2010 en la Plaza Mayor de Salamanca

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un atropello, en el que resultó herida grave una joven, denuncias por ruidos, en su mayoría debidas a fiestas en pisos particulares, y varias intoxicaciones etílicas en la vía pública se registraron en Salamanca coincidieron con la celebración en la Plaza Mayor de la Nochevieja Universitaria celebrada ayer en la Plaza Mayor de Salamanca.

La Policía Local desplegó un amplio operativo con el que se consiguió, según han informado hoy fuentes municipales, que la Nochevieja Universitaria, en la que participaron más de 25.000 jóvenes, discurriera "con normalidad, en un ambiente festivo y sin incidentes significativos".

Una vez que sonaron las doce campanadas en el reloj de la Plaza Mayor y que los participantes siguieron con gominolas, el desalojo del recinto se desarrolló de forma ordenada y sin incidentes.

Sin embargo, y previamente a que la fiesta concluyera en el ágora, una joven de 19 años y natural de Ponferrada (León) resultó herida de carácter grave al ser atropellada por un vehículo todo terreno, conducido por un varón de 45 años que dio negativo en la preceptiva prueba de alcoholemia.

Además, de madrugada se registraron dos alcoholemias positivas, una a un conductor de 22 años que colisionó contra un semáforo, y la otra a un joven de 29 años que conducía de forma negligente.

Entre las incidencias reseñables, según han agregado las mismas fuentes, se incluyen también las correspondieron al consumo de alcohol en la vía pública, incidentes sanitarios por intoxicaciones etílicas, y requerimientos por ruidos excesivos.

Los efectivos policiales, que impidieron la concentración de varios grupos de jóvenes en distintos puntos de la ciudad, atendiendo en colaboración con los servicios sanitarios un total de 25 casos de intoxicaciones etílicas en distintas vías públicas.

Del mismo modo, realizaron siete intervenciones por amenazas, agresiones o hechos violentos, atendieron varios requerimientos procedentes de denuncias por ruido, en su mayoría procedentes de fiestas en viviendas particulares, y desalojaron un piso en cuyo interior se encontraban ochenta jóvenes.