Público
Público

Los herreños continúan sus vidas con normalidad a pesar de los seísmos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los herreños continúan sus vidas con normalidad, a pesar de que siguen los seísmos y hay alerta amarilla por riesgo volcánico en la isla, han asegurado a Efe el presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, y vecinos de los tres municipios de la isla.

El responsable de la corporación insular ha indicado que en el Hierro se respira normalidad, y los vecinos están "informados, y, en su mayoría, tranquilos".

Para fomentar esta calma, el Cabildo de El Hierro celebra sesiones informativas desde la semana pasada en diversos puntos de la geografía herreña en las que enseñan a la población a actuar ante una posible erupción, explicó Armas, quien se ausentó hoy del Parlamento de Canarias para participar en esas reuniones.

"Un seísmo no va a tener intensidad suficiente para dañar los bienes de la población", afirmó el presidente insular, quien pide a los vecinos que tengan sus cosas preparadas para el caso "poco probable" de que hubiese que evacuar a alguien.

Alipidio Armas insistió en que deben tener tranquilidad, pues si erupciona el volcán, -lo cual tiene una probabilidad de entre el 10 y 15 por ciento, matizó-, la zona afectada, que va desde El Julan hasta el Mar de las Calmas, está acotada y deshabitada

En lo único en lo que la normalidad herreña parece quebrarse es en los más de cien investigadores y periodistas que rondan por la isla, atraídos por los seísmos que desde el 19 de julio se producen cerca de El Hierro.

El presidente del Cabildo de El Hierro reconoce que ha habido "cierta" anulación de reservas turísticas, no obstante, este hecho "se ha visto ampliamente recompensado por el interés científico y periodístico que ha generado", añadió.

De forma diferente piensa Milagros González, recepcionista del parador de El Hierro, en el municipio de Valverde, quien aseguró que se producen entre cinco y seis cancelaciones diarias, pese al sosiego con el que la población local afronta la situación.

"Estamos absolutamente tranquilos", afirmó la trabajadora, al tiempo que opinó que los seísmos crean más incertidumbre a los turistas que a los herreños.

Igual de calmada está Yaiza Pérez, una vecina de Tigaday, en el municipio de Frontera, quien considera que su preocupación es "la normal", alejada de lo que los medios de comunicación informan, apostilló.

Aunque está preparada para salir corriendo en caso de que sea necesario, la joven continúa con su trabajo y cuidando de su familia como ha hecho hasta ahora.

Al otro lado de la isla, en La Restinga, ubicada en el municipio de El Pinar, Arabisen Quintero, camarero de Casa Juan, sigue atendiendo a sus clientes, que sólo hablan de erupciones, volcanes y seísmos, bromeó.

"Nos enteramos de lo que pasa por la tele y por internet", comentó Quintero, quien ya está aburrido de que todo el día se esté hablando de lo mismo.

Belén Rodríguez.