Publicado: 19.02.2014 12:09 |Actualizado: 19.02.2014 12:09

El hijo de Ortega Cano finalmente irá a juicio por no haber acuerdo sobre las condenas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hijo de Ortega Cano, José Fernando Ortega Mohedano, terminará finalmente yendo a juicio por una agresión y robo que supuestamente cometió en la madrugada del pasado 2 de noviembre de 2013. Esta resolución se da tras no haber habido acuerdo entre las partes sobre las condenas que los seis procesados estaban dispuestos a aceptar.

Hoy por la mañana se han reunido el juez, el fiscal y los abogados de los acusados para tratar de llegar a un acuerdo. Fuentes del caso han explicado a Efe que el acuerdo no ha sido posible porque los otros cinco acusados pretendían beneficiarse de las atenuantes de colaboración con la justicia y reparación del daño que solamente pueden aplicarse al hijo del torero. José Fernando fue el único que reconoció los hechos y relató lo sucedido al ser detenido.

Según las citadas fuentes, la fiscalía se negó a realizar ninguna rebaja a los demás acusados, que también han alegado la atenuante de drogadicción aunque sólo uno de ellos de ellos la ha demostrado documentalmente.

Al no haber habido conformidad, el fiscal y los abogados defensores han iniciado el debate de las cuestiones previas, entre las cuales la juez de lo penal ha admitido como prueba una pericial psiquiátrica de José Fernando relativa a su consumo de drogas.

La juez también ha admitido que declaren como testigos los empleados del club de alterne donde ocurrieron los hechos en la madrugada del pasado 2 de noviembre de 2013.

Al no haber llegado a ningún pacto, el juicio comenzará en Sevilla el próximo 14 de marzo con la declaración de los acusados. José Fernando ha sido trasladado a la sala del juzgado penal 5 desde la cárcel de Sevilla-1 y se ha sentado en el mismo banquillo donde su padre fue juzgado, hace ahora un año, por un accidente de tráfico mortal.

El hijo del torero se enfrenta a una petición de ocho años de cárcel por agredir, en compañía de cinco amigos, a un joven en un club de alterne de Castilleja de la Cuesta (Sevilla) y robarle dos móviles, la cartera, dinero y su coche, el cual quemaron tras usarlo tres días.

José Fernando Ortega ha consignado hasta ahora más de 10.000 euros destinados a indemnizar al joven a quien presuntamente agredió y robó, por lo que la acusación particular ha adelantado que valora esa entrega para aplicarle la atenuante de reparación del daño.

La primera jornada del juicio ha registrado algunos incidentes, cuando los familiares de los seis imputados, sentados detrás de ellos en la sala de vistas, han increpado a los cámaras de televisión que les grababan en el banquillo y les han dicho: "ya está bien" y "no somos matones".