Público
Público

La Iglesia se defiende de las críticas por rechazar el condón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Vaticano defendió el miércoles la oposición del Papa Benedicto XVI al uso de los preservativos para detener la expansión del sida, mientras activistas, médicos y políticos la criticaron como poco realista, no científica y peligrosa.

Benedicto XVI dijo al llegar a África el martes que los preservativos "incrementan el problema" del sida. El comentario, hecho a los periodistas que viajaban en su avión, desató un aluvión de críticas en todo el mundo.

"Mi reacción es que esto representa un gran paso hacia atrás en términos de educación sanitaria global, es totalmente contraproducente, y probablemente llevará a incrementos en el contagio del VIH en África y cualquier otro sitio", dijo Quentin Sattentau, profesor de Inmunología en la Universidad de Oxford.

"Hay un gran volumen de pruebas publicadas que demuestran que el uso del preservativo reduce el riesgo de adquirir el VIH, pero no conlleva un incremento de la actividad sexual", dijo.

Preguntado por las críticas, el cura Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, dijo que el Papa estaba "manteniendo la postura de sus predecesores".

El Vaticano también dice que los profilácticos pueden llevar a conductas de riesgo, pero muchos cuestionan ese punto de vista.

Kevin De Cock, director del departamento VIH/SIDA de la Organización Mundial de la Salud, dijo que no hay pruebas científicas que demuestren que el uso del condón incita a la gente a asumir más riesgos sexuales.

"El consejo que nosotros damos es que los preservativos son altamente eficientes para prevenir la transmisión del VIH si son usados correctamente y regularmente", dijo en una entrevista telefónica.

Añadió que la abstinencia y la reducción del número de parejas son también necesarios y alabó a los grupos religiosos, explicando que muchas organizaciones caritativas católicas proveen tratamiento para gente infectada con el virus en algunos de los rincones más pobres y remotos del mundo.

El VIH, el virus que puede llevar al sida, lo tienen más de 33 millones de personas en el mundo y ha matado a más de 25 millones.

CRÍTICAS DE ACTIVISTAS CONTRA EL SIDA

"Cualquier cosa que reduzca el sida en un continente hundido como África debería ser bienvenido, dijo Adeleke Agbola, un abogado en Nigeria, la nación más poblada de África.

"Que el Papa diga que no son adecuados es como alguien diciendo que viajar en avión no es 100 por ciento seguro y que por ello no deberíamos volar", dijo Pat Matemilola, coordinador nacional para la Red de personas que viven con VIH/SIDA en Nigeria (NEPWHAN, por sus siglas en inglés), médico que convive con el VIH desde hace más de una década.

Una editorial del New York Times dijo que el Papa "no se merece credibilidad alguna cuando distorsiona descubrimientos científicos" sobre los condones.

Francia expresó una "preocupación muy seria".

"Aunque no nos corresponde juzgar la doctrina de la Iglesia, consideramos que apreciaciones de esa índole ponen en riesgo políticas de salud pública y necesidades imperantes relativas a la protección de la vida humana", dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Laurette Onkelinx, ministro de Sanidad belga, dijo que los comentarios del Papa "reflejan una visión doctrinal peligrosa. Sus declaraciones podrían demoler años de prevención y educación y poner en peligro muchas vidas humanas".

También hubo algunas signos de desacuerdo dentro de la Iglesia.

"Cualquier persona que tiene sida y es sexualmente activo, cualquiera que busca varios compañeros, debe proteger a los demás y a sí mismo", dijo Hans-Jochen Jaschke, obispo auxiliar de Hamburgo, en la Alemania natal del Papa.

"Así que nada de tabúes en el tema de los condones, pero tampoco mitos o trivialización como si esto pusiera el mundo en orden. Los preservativos pueden proteger, pero los hombres a menudo los rechazan", añadió el obispo.