Publicado: 17.03.2009 13:01 |Actualizado: 17.03.2009 13:01

La Iglesia sostiene que el condón favorece el aumento del problema del Sida

Benedicto XVI argumenta que "la enfermedad no se superará con la distribución de anticonceptivos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los preservativos, lejos de ser la principal arma en la lucha contra el sida, contribuyen a expandir la enfermedad. Esa es la peligrosa teoría que mantiene la Iglesia católica y que ayer se encargó de recordar su cabeza visible, el papa Benedicto XVI, en su primera visita como pontífice a África, el continente en el que la enfermedad roza los niveles de plaga al matar diariamente a 6.000 personas. Para el Papa, los condones sólo suponen "aumentar los problemas".

El programa específico de la ONU en la lucha contra el sida, ONUSIDA, es claro a la hora de validar el preservativo como el mejor método de prevención frente a la transmisión del VIH: "Evidencias concluyentes de extensas investigaciones demuestran que el uso correcto del condón cada vez que se practica el sexo reduce de forma significativa el riesgo de transmisión del VIH". Este organismo no es ajeno a los reparos religiosos que pueda suponer la utilización del condón y aconseja que su uso sea promovido de forma que se ayude a superar "los obstáculos sexuales y personales".

Ajeno una vez más al consenso científico internacional y a todas las recomendaciones sanitarias, Benedicto XVI insistió en sostener, pocas horas antes de aterrizar en Camerún, que el avance del sida "no se superará con la distribución de preservativos". La solución pasaría, a su juicio, por "humanizar la sexualidad con nuevos modos de comportamientos" y por la "renovación espiritual y humana del sentido de la sexualidad". Ratzinger fue más allá y aseguró que las distintas iniciativas para frenar el avance de la enfermedad no son ni "realistas" ni "eficaces", o bien que la política más eficaz es la impulsada por la propia Iglesia católica.

Preguntado por los periodistas sobre la posible soledad que estaría sufriendo a raíz del caso Williamson, el Papa aseguró que eso no es más que un "mito" y que no se siente solo "de ninguna manera", sino que está rodeado de "amigos" y "estrechos colaboradores".

El mensaje de Benedicto XVI lo calcó la Conferencia Episcopal Española. Su portavoz, Juan Antonio Martínez Camino, explicó ayer su teoría sobre el uso del preservativo: "El problema no se resuelve con medios técnicos que facilitan la promiscuidad, sino con moral. Si las relaciones personales son sanas desde el punto de vista moral y humano, ahí está el comienzo de la resolución del mal".

En declaraciones a RNE, Martínez Camino esbozó que la solución para frenar esta epidemia pasa por promover "ante todo las relaciones humanas sanas moralmente, lo cual conlleva, al mismo tiempo, sanas físicamente".

El Papa Juan Pablo II que podría ser proclamado beato el 2 de abril de 2010 también dijo en su día que el uso de anticonceptivos suponía una "blasfemia contra Dios".

Estas nuevas manifestaciones de la jerarquía eclesiástica han provocado la indignación de numerosos colectivos. Por ejemplo, para Toni Poveda, presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, "las declaraciones del Papa suponen un verdadero atentado a la salud de millones de personas". "La Iglesia demuestra que vive de espaldas a la realidad, ya que el preservativo se ha mostrado como el medio más eficaz para prevenir el VIH", recordó Poveda.

33,2 millones de seropositivos
El informe anual de Onusida, la agencia de la ONU sobre VIH-sida, desveló que la cifra de infectados por virus VIH en el mundo en 2007 (el último año del que se conocen las estadísticas) asciende a 33,2 millones de seropositivos.

22,5 millones de infectados en el áfrica subsahariana
En el continente negro viven un total de 22,5 millones de seropositivos, de los 33,2 millones de contagiados en todo el mundo.

1,7 millones de infecciones anuales en áfrica
El continente africano es la gran víctima mundial del VIH. Sólo en África, durante 2007 se produjeron 1,7 millones de nuevas infecciones. En el continente negro, además, reside el 68% de los infectados de todo el mundo, con Suráfrica a la cabeza.

5% de adultos con vih
El 5% de la población del África negra de entre 15 y 49 años de edad estaba infectada en 2007
con el virus del VIH. La media mundial de contagios no llega al 1%.