Público
Público

Inaugurada en Viena la primera conferencia internacional sobre la trata de personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ONU inauguró hoy en Viena la primera conferencia internacional contra la trata de seres humanos, un delito del que son víctimas millones de personas cada año y que es uno de los más lucrativos para las redes criminales, junto al tráfico de drogas y armas.

La actriz británica ganadora de un Óscar Emma Thompson y el cantante puertorriqueño Ricky Martin son las caras más conocidas del llamado "Foro de Viena", que reúne hasta el viernes próximo a unos mil expertos y representantes gubernamentales de todo el mundo.

Martin instó hoy en su intervención ante los delegados en juntar esfuerzos para combatir esta lacra y agregó que "todos debemos actuar ahora, esto no debe continuar así".

"Quiero que todos los niños del mundo puedan ser niños y no víctimas de la explotación", dijo el cantante caribeño, cuya fundación privada financia desde hace años la lucha contra la trata de personas.

Se estima que unas 2,5 millones de personas son víctimas cada año de este tráfico de seres humanos y sus distintas formas de explotación, sea trabajos forzados o prostitución.

Los expertos calculan que los beneficios generados por las redes clandestinas superan los 31.000 millones de dólares por año.

Y mientras Martin animó a los delegados a ser más activos en la lucha contra este mal, Emma Thompson recibió los aplausos por su estremecedor relato sobre la explotación sexual de una mujer moldava en el Reino Unido.

Thompson es la responsable de una gran instalación llamada "El Viaje", que podrá ser visitada los próximos siete días en una céntrica plaza de Viena.

En los siete contenedores industriales se relata la experiencia vivida por una de estas víctimas, desde su inicio en el país de origen hasta su explotación sexual en el país de destino.

La ministra de Exteriores de Austria, Ursula Plassnik, aseguró hoy como máxima representante del país anfitrión del foro que "ningún Estado es inmune a la trata de personas".

Este delito "tiene muchas caras crueles, es una de las violaciones más serias de los derechos humanos", agregó la ministra.