Público
Público

La ingente obra de García Abril unida en una extensa selección de 13 discos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una extensa selección de la obra del maestro Antón García Abril se ha reunido en una colección de trece discos que ofrecen un recorrido por la ingente obra del autor, quien a sus 75 años sigue más activo que nunca: "Mi vida es la música, a ella me dediqué siempre con pasión y sin descanso", afirma.

El origen de esta colección se remonta a 2003 con motivo del 70 aniversario de García Abril. Entonces salió a la venta una caja que contenía todos los discos que ahora la Fundación Autor edita por separado, además de sumar un trabajo inédito formado por las piezas: "Cuarteto para el Nuevo Milenio" y "Alba de los caminos".

El objetivo es difundir la obra de este maestro que ha logrado como nadie hacer una música "de ritmo poderoso, belleza melódica y con dominio absoluto para llegar al corazón y a la cabeza del oyente", explica su gran amigo el crítico Francisco García Rosado, encargado de presentar la colección a la prensa.

Trece discos que comienzan con la obra "Lurkantak", editada en 1997, para coro mixto y orquesta, y que luego sigue con bloques donde se engarzan canciones, conciertos, obra coral, piezas para piano, guitarra, orquesta, ballet... con títulos como "El mar de las calmas", "Canciones Xacobeas", "Concierto de la Malvarrosa" o "Cantos de Pleamar".

Entre las orquestas de estas obras de García Abril se encuentran nombres como la London Symphony Orchestra String, o las sinfónicas de Galicia, Madrid o Tenerife. Mientras que entre los intérpretes, nombres como Teresa Berganza, Antón García Asensio, Antonio García Navarro o Rafael Fruhbeck de Burgos.

El disco inédito está interpretado por un cuarteto que vive en Suiza y que, cariñosamente, para la ocasión se bautizaron "García Abril Quartet", para interpretar el "Cuarteto del Nuevo Milenio", una pieza que el maestro confiesa haberse sentido obligado a escribir, tras haber dejado un halo de pesimismo con el "Cuarteto del Fin de los Tiempos".

"Lo compuse al comenzar el milenio, está cargado de esperanza, pero luego, claro, las cosas no cambian, todo sigue igual que cuando compuse la anterior", comenta García Abril, quien incide en la importancia de "comunicar" con la música, de tocar al público, y de que su obra "perdure en el tiempo".

Para llegar al espectador, el maestro tiene claro que hay dos ingredientes esenciales: "Primero la técnica, pues sin ella no eres nada. No existe una obra con fuerza que no posea técnica, desde Bach a Mozart. Es la técnica lo que nos hace grandes, pero siempre que esté al servicio de la emoción, pues si no ella no es nada por sí sola", comenta.

"Le doy tanta importancia a la técnica como a la intuición artística", remata García Abril, quien cuenta con un gran número de canciones hechas con las letras de grandes poetas, a los que ahora, dice, ha añadido el nombre de Ángel González y otros. Mientras, sigue cargado de proyectos, como el encargo de una obra sinfónica para la Orquesta de Galicia, y espera el estreno, próximo, en La Haya, de otra pieza que acaba de componer.

Y a la hora de elegir aquella obra que más le defina afirma tajante, "Divinas Palabras" por tener, dice, "contenido emocionante y con un halo espiritual, emoción, concepción orquestal dramática".

Mercedes Cerviño