Público
Público

Irán acusa a EEUU y Arabia Saudí del secuestro de un científico iraní

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottaki, acusó hoy a Arabia Saudí y a Estados Unidos del presunto secuestro de un supuesto científico nuclear iraní y advirtió que ambos países deberán responder por ello.

El jefe de la diplomacia iraní abrió esta nueva vía de conflicto escasas horas después de que el portavoz de Exteriores, Ramin Mehmanparast, señalara al régimen de Riad como responsable de la desaparición de Shahram Amiri y le acusara de haberlo entregado a Washington.

"Estados Unidos debe devolvernos a nuestros compatriotas como han pedido sus familias y el pueblo. Nos reservamos el derecho a emprender acciones legales", afirmó Mottaki durante una rueda de prensa junto a su colega emiratí, Abdulah bin Zayed Al Nahyan, de visita en Teherán.

Amiri, al que hoy el Mehmanparast describió por primera vez como un científico nuclear, desapareció a finales del pasado mes de mayo cuando al parecer realizaba la peregrinación ritual musulmana a los lugares santos de La Meca y Medina.

Según su mujer, telefoneó a su llegada a Arabia Saudí y desde entonces se desconoce su paradero.

"Es completamente natural que le exijamos a Arabia Saudí que aclare su destino y ayude a que retorne a casa", agregó Mottaki a quien citó la agencia de noticias estatal local Irna.

De acuerdo con el jefe de la diplomacia iraní, Teherán tiene pruebas que demuestran que Estados Unidos participó en el plan para la desaparición de Amiri, por lo que hace "responsable de su suerte al Gobierno" de este país.

Horas antes, el portavoz de su ministerio había asegurado que el presunto secuestro lo habían perpetrado agentes saudíes y que Riad lo había entregado a Washington.

"Riad ha entregado al científico nuclear Amiri a Estados Unidos... Es uno de los once iraníes detenidos por ese país", aseguró durante su rueda de prensa semanal.

El científico, al parecer investigador adscrito al Organismo iraní de la Energía Atómica, desapareció apenas tres meses antes de que se descubriera que Irán construía en secreto una nueva planta para el enriquecimiento de uranio.

Mottaki también se refirió hoy a la situación de Amir Husein Ardebilí, un ciudadano iraní acusado por Estados Unidos de tráfico de armas y que parece que ha confesado su supuesto crimen ante un tribunal norteamericano.

Ardebili fue detenido en 2007, al parecer durante una operación especial en la que agentes de la CIA se hicieron pasar por vendedores de armas.

Irán insiste en que se trata de un simple empresario y el lunes el propio Mottaki ya pidió su liberación.

"Las acusaciones son totalmente ilógicas, injustas y carentes de consistencia con las normas internacionales, incluida la convención de los derechos civiles", afirmó hoy.

El ministro añadió que Ardebili es un hombre joven, de menos de 30 años, que hacía negocios entre Irán y Georgia y que fue secuestrado en este país.

La Policía iraní también ha sugerido que Estados Unidos e Israel están relacionados con la desaparición en 2007 del ex viceministro de Defensa iraní Ali Reza Ashgaeri en Turquía.

Irán por su parte mantiene detenidos desde el pasado julio a tres ciudadanos estadounidenses a los que acusa de haber entrado de forma ilegal en el país a través de la frontera con el Kurdistán iraquí.

Estados Unidos asegura que solo son unos excursionistas que se perdieron cuando practicaban senderismo.

Además, desde marzo de 2007 se desconoce el paradero del ex agente estadounidense Robert Levinson, desaparecido durante un viaje privado a la isla iraní de Kish, en el golfo Pérsico.