Público
Público

Irlanda niega que haya solicitado entrar en un plan de rescate económico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, negó hoy que su Gobierno haya solicitado a la Unión Europea (UE) la aplicación del Fondo de Estabilidad para hacer frente al pago de su deuda.

Cowen reiteró que no existen negociaciones secretas en Bruselas para acceder a un rescate económico similar al griego, al tiempo que subrayó que Irlanda tiene cubiertas sus necesidades de financiación hasta mediados de 2011, por lo que no tiene que recurrir a los mercados de inmediato.

"No hemos efectuado solicitud alguna de dinero", insistió el primer ministro en declaraciones a los medios irlandeses.

Añadió: "Tenemos fondos hasta mediados del próximo año. No tenemos que pedir prestado dinero alguno para hacer frente a la deuda soberana, los asuntos soberanos que afectan al Gobierno y la gestión del país".

Antes, el ministro de Finanzas, Brian Lenihan, agradeció la solidaridad mostrada por los socios de la UE y del G20, que dijeron que un hipotético rescate financiero del país no afectaría a inversores privados.

Según el responsable irlandés de Finanzas, tanto Bruselas como el G20 han dejado claro que "cualquier posible implicación del sector privado en aquel mecanismo (el futuro mecanismo europeo de rescate) no es aplicable a la deuda pendiente ni a cualquier fondo vigente".

"Cualquier nuevo mecanismo solamente entraría en vigor en la segunda mitad de 2013. Por lo tanto, esto no tendría ningún impacto sobre el marco actual", agregó Lenihan en respuesta a la declaración emitida por Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido durante la cumbre que el G20 ha concluido hoy en Seúl.

El mensaje de las cinco grandes economías de Europa se dio a conocer en medio de la creciente preocupación sobre la posibilidad de que Irlanda tenga problemas para hacer frente al pago de su deuda y pueda solicitar la aplicación del Fondo de Estabilidad.

Por este motivo, el Gobierno irlandés ha insistido durante esta semana en que no ha perdido soberanía sobre su política fiscal y que no necesita ayuda económica de la UE para salir de la crisis.