Público
Público

Islandia no pagará a los inversores extranjeros por la quiebra de sus bancos

Un tribunal europeo da la razón a los islandenses, que se negaron a compensar a los foráneos que tenían su dinero en la banca on-line Icesave. Los afectados son principalmente británicos y holandeses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Islandia ha ganado una importante batalla legal a Unión Europea en materia de compensaciones por las pérdidas ocasionadas a los inversionistas extranjeros por la quiebra de los bancos islandeses hace cuatro años.

El Tribunal de la EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio), con sede en Luxemburgo, ha establecido que el Gobierno islandés no incumplió la legislación europea al no compensar a los inversionistas extranjeros del banco on-line Icesave, dependiente de una de las principales entidades bancarias quebradas en el país en 2008.

El pronunciamiento señala que Islandia no contravino la normativa europea vigente en el momento de los hechos al acordar no pagar a esos inversores extranjeros, una decisión que fue doblemente avalada en referéndum por los islandeses, que rechazaro inyectar dinero público para abonar esta parte del agujero de las entidades quebradas.

De igual manera, no considera discriminatorio que dicho país sí pagará a sus nacionales que tenían el dinero en el banco quebrado. El fallo tiene en cuenta en su argumentación la magnitud del crack que afectó a las entidades bancarias islandesas.

El Gobierno de Reyjiavik se ha felicitado de la decisión del tribunal de la EFTA, que le ha dado la razón en este caso, mientras que entre las autoridades europeas se ha encajado con preocupación pero subrayando que está previsto una nueva normativa más exigente en la materia para reforzar este tipo de obligaciones transfronterizas.

El origen de este caso fue una demanda de la Autoridad de Vigilancia de los acuerdos EFTA por la negativa de Islandia a pagar 3.900 millones de euros a Reino Unido y Holanda por este problema. El tribunal ha rechazado el recurso, al que se sumó la Comisión Europea, y ha dado la razón a Islandia.