Público
Público

Italia acepta la supervisión del FMI

El presidente de la Comsión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, confirma en Cannes que Roma ha pedido ayuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso, confirmó este mediodía desde Cannes, donde se ha celebrado la reunión del G-20, que 'Italia ha solicitado al Fondo Monetario Internacional por iniciativa propia que supervise sus avances en materia fiscal y económica'.

Según las tesis manejadas por los líderes del G-20, el control internacional de la economía italiana podría amortiguar la la marejada en los mercados financieros levantada por el anuncio de un referéndum en Grecia, que ya afecta gravemente a Italia y su prima de riesgo. Grecia, la inestabilidad de la coalición de Gobierno que lidera Berlusconi y el tamaño de Italia, el tercer país del euro, conforman un cóctel explosivo que es 'una fuente de preocupación constante' para la eurozona.

Según altos cargos de la moneda única, que Italia solicite el control internacional de su economía 'aumentaría la credibilidad y predictabilidad, algo que es bueno'.

Para Barroso, la decisión de Roma es 'la prueba de la importancia del proceso de reformas para Italia y para la zona euro'. Junto al FMI, Barroso confirmó que la Comisión también seguirá de cerca las evoluciones de Italia, por eso 'la semana que viene iremos a Italia para hacer un informe completo sobre la capacidad de Italia para respetar sus promesas'.

Recurrir a Washington para neutralizar los problemas de uno de los socios clave del euro significaría un nuevo fracaso de la política comunitaria, que la semana pasada ya encomendó a la Comisión un 'seguimiento reforzado' de las medidas de consolidación fiscal y crecimiento de Italia, que incluyen además una reforma laboral y el retraso en la edad de jubilación.

El FMI, según confirmó posteriormente la canciller alemana, Angela Merkel, hará informes trimestrales sobre los avances de Italia. La idea de que el país pueda ser sometido a una vigilancia de este tipo ha sido recibida en Italia como la prueba irrefutable de que Il Cavaliere ha perdido la poca credibilidad que le quedaba en la esfera internacional.

El Gobierno comenzó a lanzar globos sonda a los medios desde primera hora de la mañana negando que el primer ministro haya aceptado esos términos, pero finalmente Berlusconi, en rueda de prensa, confirmó que han aceptado la supervisión del FMI como la mejor manera de tranquilizar a los mercados, informa Daniel del Pino.

El Gobierno italiano asegura que sólo acepta recibir 'consejos' del FMI, no su vigilancia

El FMI se encargaría de que 'las reformas que pactamos con el Eurogrupo se ponen en marcha', dijo Il Cavaliere.

Los diarios hablan hoy también de que la institución dirigida por Christine Lagarde habría ofrecido una línea de crédito al Gobierno italiano de 44.000 millones, que Roma tampoco habría aceptado.

El FMI piensa aumentar previsiblemente su protagonismo en los rescates de la eurozona a través de un incremento de sus recursos. Y los líderes del G-20 pretenden tomar una decisión, aunque las vías para hacerlo eran en la mañana de este viernes todavía objeto de discusión.

Con el referéndum propuesto por Yorgos Papandreu neutralizado por la presión europea, tanto la eurozona como el G-20 pretenden asegurarse un compromiso de Italia que evite una agonía prolongada de la moneda única.