Público
Público

IU prioriza la cohesión sobre las alianzas con otras fuerzas políticas

El coordinador federal, Cayo Lara, defiende la necesidad de fortalecimiento interno y el encuentro con la sociedad en la redacción del programa alternativo al neoliberalismo para las generales antes de hablar de acuerdos preelectorales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cayo Lara se pertrechó ayer domingo con el Això, ara no toca del expresident catalán Jordi Pujol. Ahora no le toca a Izquierda Unida hablar de alianzas con otras fuerzas progresistas para las elecciones generales. No las descarta ni las condena, pero en todo caso deberán tejerse “de abajo arriba” y siempre y cuando haya antes cuajado una convocatoria abierta a la sociedad para la elaboración de un programa común “alternativo al neoliberalismo”. Primero, el “fortalecimiento” de IU desde la “cohesión y la unidad internas”. Luego, los acuerdos preelectorales.

El orden de los factores (y los contenidos y ambiciones de cada uno) sí importaba ayer. La dinámica de los pactos para 2012 –o antes, si José Luis Rodríguez Zapatero decidiese anticipar los comicios– centró buena parte del debate del Consejo Político Federal de IU, su máximo órgano de dirección, compuesto teóricamente por 180 miembros (ayer se acreditaron 114). A la reunión, como ya se conocía por escrito desde el viernes, llegaron dos diagnósticos alejados de los resultados “positivos” del 22-M. Y dos estrategias para el futuro.

La tesis de Lara y su círculo de confianza sostenía que los datos de mayo –220.128 papeletas más que en 2007, una subida “moderada” del 5,48% al 6,36%– consolidan la “creciente tendencia al alza”. Según el aparato federal, toca a IU cultivar su línea de trabajo actual y lanzar una convocatoria social “a cuantos deseen confluir” en la meta de redactar una propuesta contraria al neoliberalismo. La hoja de ruta es aún algo difusa. “Le falta hilo a la aguja”, reconocía un responsable de peso.

Lara: 'Cuidado, no ganemos aliados fuera y perdamos compañeros dentro'

Difería la lectura de IU Abierta, el flanco afín a Gaspar Llamazares. El 22-M, arguyeron sus dirigentes, muestra la incapacidad de la federación para “capitalizar” el desgaste del Gobierno socialista. Así, para los gasparistas, IU debe lanzarse ya a la convergencia política con otras fuerzas. Básicamente, Equo y Espacio Plural, la red formada por ICV, Chunta, Nueva Canarias, el andaluz Paralelo 36 y las escisiones de IU en Valencia (IdPV, Iniciativa del Poble Valencià) y Balears (Iniciativa Verds). “No despreciamos la construcción por abajo, pero esas bases están empujando para que confluyamos con otras formaciones. No entienden que en 2012 vayamos por separado. Y las elecciones están a la vuelta de la esquina”, decía Montse Muñoz, la líder de los gasparistas y secretaria de Política Institucional.

Entre los dos polos, la visión 'equidistante' del ala de Enrique Santiago, responsable de Refundación, partidario de trenzar la convergencia social y política, impulsada desde el federal, y de acordar un calendario de acción más tasado.

Dice que los pactos serán 'de abajo arriba' y desde las federaciones

Al final, tras casi siete horas de debate, la intervención de los coordinadores regionales y de una cuarentena de miembros del Consejo, Lara se reafirmó en sus tesis. Primero, las alianzas deben urdirse “de abajo arriba”, con la sociedad detrás. Así respondía a los que criticaban a los gasparistas por ansiar “pactos cupulares”, 'artificiales', “de capillitas”, entre las alturas de los partidos. Dos, el diálogo debe partir de las federaciones, ya que “lo contrario [que el federal decidiese] violaría su soberanía”, dijo a puerta cerrada, según reconstruyeron varios dirigentes. En el aparato avanzaban que no habrá foto del máximo responsable con Equo o Espacio Plural. Al menos, por ahora y en una primera instancia. IU Abierta reiteró que no se trata de alianzas 'por arriba', sino que la sociedad las reclama. Similar interpretación dieron los de Santiago.

El aviso del coordinador federal dejaba ver que el proceso, si cuaja, será largo y complejo. En Valencia, por ejemplo, las relaciones con Compromís –la suma de Bloc e IdPV que batió el 22-M a IU en votos, ediles y diputados– son aún muy tensas, y sus cuadros advierten de que un pacto es, a día de hoy, “imposible”, por mucho que ahora corresponda normalizar el diálogo.

“Algunas formaciones han dicho que no quieren concurrir con IU –censuró, sin mentar a Equo–. ¿Cuál es el debate? ¿Quién es el cabeza de lista en Madrid, Barcelona o Valencia?”. Los gasparistas creen que el riesgo de rechazo de otras fuerzas a una entente con Lara existe. “Pero que sean ellos los que paguen el coste de decir no –señalaban–. IU, como fuerza mayor en la izquierda alternativa, debe tomar la iniciativa y asumir su responsabilidad”.

Lara no ve “condiciones” ahora mismo para el “frente amplio de izquierdas” que postula IU Abierta. “Frente amplio en la acción diaria y en la calle. Nos veremos en la denuncia del pensionazo, en la huelga general, en la iniciativa legislativa popular contra la reforma laboral...”, retó.

El líder replicó a otro de los temores de los gasparistas: que nada garantiza que, en 2012, IU disponga de grupo propio en el Congreso. “Salvo hecatombe, salvo que se hunda el mundo, tendremos grupo con siete, ocho o 16 diputados”, afirmó confiado, agarrándose a las encuestas y al empujón del 22-M.

La receta es perseverar en el “buen camino” seguido por IU y salir “al encuentro de la calle”. “La gente se reconocerá por lo que hacemos, no por lo que digamos”, dijo.

El aparato traslada 'normalidad' tras el anuncio de IU Abierta de pasar a ser un partido

Pero Lara pidió también ayer continuar “cohesionados”. Justo el día en que Público reveló que IU Abierta busca convertirse en un partido dentro de IU. “Claridad interna, coherencia, unidad, refundación siempre. Cuidado, no ganemos aliados fuera y perdamos compañeros dentro. No quiero que se pierdan compañeros en el camino”, zanjó metafórico, subrayando la paz interna como uno de los reclamos más valiosos de IU. “Unidad no es uniformidad”, precisó su número dos, Miguel Reneses.

En la tribuna, no asomó directamente el paso dado por los gasparistas. Sí en los pasillos. El círculo de Lara lo encajó con “normalidad”, aunque algunos dirigentes destacaban la “incomodidad” que crearía en la ejecutiva. “Ayuda a clarificar las posiciones de cada uno”, decía un responsable cercano a Santiago. Algunos cuadros del PCE y de la mayoría refrescaban el precedente de Nueva Izquierda, anticipando que IU Abierta acabará marchándose. 'Se cumple la profecía. Si no se hace lo que ellos quieren como ellos quieren, se irán. Es lo que han estado haciendo por fuera desde la IX Asamblea [2008]', remarcaba sin pelos en la lengua un muy influyente barón territorial. Los fieles al diputado lo negaban: “No tiene nada que ver”.

La conversión a partido, no obstante, se cruza paradójicamente con el rechazo de Asturias –el bastión gasparista–, y las dudas de otros territorios, como parte de Madrid. “Pero esto es un proyecto de personas, no de federaciones”, contrarrestaba la cúpula de IU Abierta.


Mayoría del 77,14% // Hacia las 17 horas, la votación del informe político del coordinador. Logró 54 votos a favor (77,14%), ninguno en contra y 16 abstenciones (22,85%). A esas horas, buena parte de los miembros del órgano habían regresado a sus territorios, ya que la hora de finalización prevista era las 15 horas. Los gasparistas no vieron asomo de “síntesis” en el resumen final de Lara y se abstuvieron. Los próximos a Enrique Santiago lo apoyaron, aunque no salieron “totalmente satisfechos”.

Extremadura // Pedro Escobar, el líder extremeño, acudió al Consejo Político junto a su número dos, Joaquín Paredes, a explicar su posición y el proceso de consulta no vinculante a las bases para que decidan si respaldan al socialista Guillermo Fernández Vara. Se llevó una ovación. Lara refrendó la postura federal, ampliamente compartida: ni por activa ni por pasiva habrá gobiernos del PP.

Rubalcaba y el traje rojo // En su intervención inicial, Lara repasó los puntos clave de su informe. Entre ellos, la “operación Rubalcaba”. El PSOE, dijo, no es creíble aunque el vicepresidente se ponga “el traje rojo con la chaqueta de pana”: es “corresponsable” de los ajustes de Zapatero. “Y si quiere tener credibilidad, que cambie desde ya la política en el Parlamento”, le apremió.

¿PP y austeridad? // IU alerta más que nunca contra el “mapa azul” del PP. Le puso frente a su espejo: mientras denuncia la política del PSOE en Castilla-La Mancha–de la que los conservadores han denunciado que está 'prácticamente en quiebra'–, “esconde sus propios agujeros” en Murcia y Valencia, “que no son ejemplo de austeridad, ni de control del gasto público y la deuda”.

Reforma electoral // El líder insistió en que el PSOE quiere al PP con mayoría absoluta por su negativa a reformar la Ley Electoral. IU presionará.