Publicado: 14.12.2014 12:25 |Actualizado: 14.12.2014 12:25

IU propone un impuesto extra a los "grandes beneficiados de la crisis"

La formación propondrá en el Congreso un tributo sobre el incremento patrimonial entre 2010 y 2015, los años más agudos de la crisis. Se pagaría de una vez y va del 3% al 43% a partir de 50.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Izquierda Unida no se cree el mensaje que la lanza el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el que asegura que la crisis ya forma parte del pasado. Para el coordinador federal de la formación, Cayo Lara, esa afirmación es "un insulto a la inteligencia" de las personas que "están sufriendo los efectos de la crisis en sus propias carnes" y ha recordado que "los trabajadores hemos pagado caro las reformas y contrarreformas de este Gobierno". "Ahora toca que paguen los patrimonios ", ha dicho durante su intervención en la Presidencia Federal de IU de este domingo.

Por esa razón ha anunciado que su partido llevará al Congreso de los Diputados una Proposición No de Ley para establecer un impuesto extraordinario a las personas que más han visto engordar su patrimonio entre el uno de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2015, el periodo más duro de la crisis económica.

Se trata de una imposición sobre el incremento patrimonial en este periodo. La media es del 18%, aunque es un impuesto progresivo que va desde el 3% para los incrementos de más de 50.000 euros, hasta el 43%, un último tramo para los que han engordado su riqueza cinco millones de euros, ha explicado Lara.

"La única recuperación es la de aquellos que nunca dejaron de recuperarse, la del capital", ha insistido. "Es un impuesto nuevo que equilibra los costes de la crisis que hemos pagado los asalariados", ha dicho el líder de IU, que ha recordado que, desde que estalló la crisis en 2008, "los principales sectores han pagado un elevado precio con la devaluación salarial, el paro y los recortes", como también demuestran los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que en su último informe aseguraba que los salarios han caído un 1,5% en 2013, ocho puntos durante la crisis; mientras que la productividad a aumentado un 5% en los últimos siete años. Es decir, que los españoles cobran menos pero producen bastante más que antes de la recesión económica.

La formación matiza que no es un impuesto "sobre el patrimonio poseído, sino sobre su incremento en los últimos seis años, es decir, que "no lo pagarán quienes hayan visto descender su patrimonio o quienes hayan tenido un incremento moderado". Se prevé que la recaudación media se sitúe en el 18% del incremento patrimonial total, aunque no han dado una cifra aproximada por la ausencia de datos de varios ejercicios fiscales.