Público
Público

El juez absuelve a José Bretón por dar un bofetón a su hijo de dos años

El fiscal y la acusación particular solicitaban nueve meses de prisión por darle una bofetada a su hijo pequeño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Córdoba, Miguel Ángel Pareja, ha absuelto a José Bretón, el padre que supuestamente asesinó a sus hijos, Ruth y José, de la presunta comisión de un delito de maltrato de obra sin causar lesión en el ámbito familiar, tras supuestamente pegar un bofetón a su hijo de dos años, meses antes de la desaparición y el asesinato de los niños.

Así lo han confirmado fuentes judiciales, después de que Bretón manifestara el pasado miércoles ante el juez que es totalmente falso que diera un bofetón a su hijo, José, y aseguró que para nada cometió tal hecho, como asegura una testigo de la escena en un día de agosto de 2011, en el centro comercial El Arcángel de Córdoba capital. El fiscal y la acusación habían solicitado nueve meses de prisión.

En el juicio, que se prolongó poco más de una hora, Bretón insistió en su declaración. 'Jamás se me va a ocurrir pegarle a mi hijo una bofetada', y comentó que no recordaba que tuviera que reprender 'nada' de la actitud de su hijo. En este sentido, a preguntas del fiscal, Bretón ha reiterado que es 'incierto totalmente' que golpeara a su hijo, aunque ha admitido que hay cosas de ese momento del día, en agosto de 2011, de las que se acuerda y otras que no.

Mientras, la testigo, que junto a su marido mantenían una relación de amistad de más de diez años con Bretón y su mujer, ha aseverado que Bretón le pegó 'una bofetada' después de que le dijera ella al padre del niño que éste estaba chupando el filo de una mesa del establecimiento de comida rápida al que habían acudido los dos matrimonios, pero en el momento de los hechos, según la testigo, se quedó a solas con Bretón junto con José y una hija de ella. Para la mujer, la acción de la 'bofetada' le 'impresionó' y fue 'un poco excesivo', aunque no se lo comentó a Ruth ni le reprendió el hecho a Bretón, considerando que correspondía a la intimidad de la pareja, si bien posteriormente se lo contó a su marido. Además, ha declarado que el pequeño José, de menos de dos años, no lloró tras la bofetada, en la que 'la cabeza del niño se giró', pero él permaneció 'como si no hubiera pasado nada'. Al respecto, la testigo ha manifestado que no sabía si era 'habitual' esa acción y por eso, a su juicio, el niño no se inmutó 'ni estaba asustado', a lo que añade que no le vio marca alguna del bofetón. Asimismo, tras declarar que no se lo contó a Ruth, ha señalado que veía 'mucha tensión' entre Bretón y su mujer, de hecho, 'presenciábamos --ella y su marido-- situaciones cada vez más tensas entre ellos'.

La sesión se celebró en la sala de jurado de la Audiencia Provincial de Córdoba, ante la asistencia de público y medios de comunicación, si bien para este juicio se congregaron más periodistas, una veintena, que personas para acudir al mismo. Igualmente que en los alrededores del edificio, donde en otras ocasiones con la presencia de Bretón había multitud de curiosos, algo que en esta ocasión no se registró.