Público
Público

El juez considera que Rosario Porto participó en la muerte de Asunta

El magistrado cree que estaba con la niña en el momento de fallecer y la envió a prisión por riesgo de fuga. Esta mañana Porto se ha negado a reconstruir los hechos en Santiago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Juzgado de Instrucción número dos de Santiago ha requerido este viernes la presencia de los padres de la niña hallada muerta cerca de Santiago para llevar a cabo una reconstrucción parcial de los hechos y otras diligencias, pero ambos se han negado 'hasta que no se levante el secreto de sumario'. Así se lo había recomendado el abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha informado de esta negativa de los padres a colaborar con los investigadores después de que este jueves el magistrado José Antonio Vázquez Taín enviara a las partes una nueva providencia motivada en la que se requería la intervención de Rosario Porto en la 'reconstrucción parcial de los hechos'.

'Si yo no sé los cargos, no tengo por qué darle pistas al juez'Tanto Rosario Porto como Alfonso Basterra fueron trasladados a primera hora de la mañana desde la cárcel de Teixeiro hasta los juzgados de Santiago, a los que también acudieron sus respectivos abogados.  A su salida, el letrado José Luis Gutiérrez Aranguren informó a los periodistas de que había pedido a su patrocinada que se negara a participar en lo que le requería el juez.  'Si yo no sé los cargos, no tengo por qué darle pistas al juez. Si (Porto) me hace caso a mí, no va a ir', apostilló Aranguren.

Hace unas horas se ha conocido el resultado de los análisis toxicológicos, que han revelado que el cuerpo de Asunta contenía una elevada cantidad de ansiolíticos. Fuentes próximas al caso han informado de que se trataría de lorazepam, un tranquilizante de la familia de los benzodiazepínicos que suele comercializarse bajo marcas como Orfidal o Idalprem, fármacos que se utilizan para tratar estados de ansiedad y siempre bajo prescripción médica.

El decretó el pasado día 27 el ingreso en la cárcel de los progenitores de la pequeña, Rosario Porto y Alfonso Basterra, imputados por la presunta comisión de un delito de homicidio, con la posibilidad de elevar esta calificación a 'asesinato'. Este jueves envió a las partes el auto de motivación del decreto de prisión, en el que ve 'clara' la participación de la madre de Asunta, Rosario Porto, en su muerte y cree que estaba con ella cuando se produjo su fallecimiento. 

En él, precisa su 'motivación' para enviar, en este caso, a la madre a prisión. En concreto, sostiene que, de las diligencias de investigación ya practicadas 'se desprende' la supuesta participación de Rosario Porto en los hechos que se le imputan -homicidio, posible asesinato-. Para el juez, esta implicación 'queda clara' por los 'elementos expuestos' por el Ministerio Público, que da por reproducidos y que califica como 'brillantes argumentos' para su solicitud de prisión.

Así, sostiene, en primer lugar, que, 'a las horas que la menor sufre la ingesta forzada de fármacos --en alusión a la medicación que, según la investigación, se le habría dado para sedarla-- 'la imputada estaba con la menor'. Además, argumenta que 'a la hora que, presuntamente, se produjo el fallecimiento' y, 'atendiendo al contenido gástrico', según las pruebas forenses practicadas, 'todo apunta a que estaba con la imputada'.

En su auto, alude también a las 'diferentes versiones ofrecidas' por la madre respecto a las horas en las que estuvo con su hija. En cuanto a los fines, asegura que 'del mismo modo que groseramente ha cambiado su versión de si la niña fue o no a Montouto, podría intentar cambiar todas las explicaciones ofrecidas a sus incongruencias', apostilla.

'En tal circunstancia, y dado que las testificales de amigos y allegados son importantes, la manipulación de pequeños matices podría ofrecerle una coartada', cree el juez Taín, para quien a esto se une 'que todavía podrían existir indicios que por ahora se desconocen y que la imputada podría destruir', defiende. Frente al criterio de la defensa que, en su recurso, negó la existencia de riesgo de fuga, el juez respalda que existe esta posibilidad.

'Las gravísimas penas a las que se enfrenta, y el enorme rechazo social que el hecho ha producido, podrían inducir a la imputada a fugarse, disponiendo para ello de importantes medios económicos y contactos con otro país', explica. Por ello, considera la medida de prisión provisional 'necesaria, adecuada y proporcionada, sin que exista una medida igualmente eficaz', apostilla. Contra este auto, cabe recurso para lo que las defensas tendrán un plazo de cinco días.