Público
Público

Una juguetera de Alicante comercializa para Navidad una muñeca inspirada en la Infanta Sofía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una fábrica de juguetes de Onil (Alicante) comercializará las próximas Navidades una nueva muñeca inspirada en la segunda hija de los Príncipes de Asturias, la Infanta Sofía.

No es la primera vez que la juguetera "Muñecas Antonio Juan SL" toma como modelo a miembros de la Casa Real ya que en años anteriores diseñó muñecas de la Infanta Leonor, con motivo de su nacimiento o su primer día de colegio.

"La idea surge a partir del éxito que tuvo el año pasado la muñeca" de la Infanta Leonor, ha explicado a EFE el gerente de la empresa juguetera, Marco Antonio Juan, por lo que "este año" decidieron "hacerle un homenaje a la Infanta Sofía".

Así, la próxima semana, la industria alicantina comenzará a producir 5.000 ejemplares de un modelo de la Infanta Sofía con uniforme escolar y otro vestida con un traje rojo.

De éste último atuendo también fabricará otras 5.000 unidades inspiradas en la Infanta Leonor, junto un armario con diferentes vestidos.

Para el empresario, al ser "fabricantes de juguetes, y no coleccionistas, los precios son muy buenos para llegar al alcance de cualquier familia", puesto que por unos 30 euros, aquellos que lo deseen podrán adquirir una de estas muñecas.

"Cuando nació la Infanta Leonor, varios empresarios de Onil se unieron para hacer una muñeca especial y enviársela al Rey": Unos hicieron "los trajes", otros pusieron el pelo, etcétera, ha señalado Juan, quien ha indicado que de esta reproducción "nació la idea" de hacer más copias, al ver que podía "tener éxito".

El gerente de la empresa ha destacado que su objetivo es que cada comprador "tenga un recuerdo de la Familia Real" y ha comentado que, además de para sus hijas, hay algunas madres que las adquieren también para ellas mismas.

Por zonas, han observado un mayor porcentaje de ventas en el Principado de Asturias, Madrid y Sevilla.

"La gente se queda maravillada, está muy contenta con la muñeca por la similitud que tiene con la niña de verdad, lo idénticas que son", ha añadido.

Esta empresa familiar, que tiene a su cargo a diez empleados, lleva unos cuarenta años trabajando en el mundo del juguete, período por el que han pasado hasta tres generaciones de jugueteros y cuyo objetivo es realizar "productos de calidad" y "prestigio".

"Nos gusta que se reconozca que lo que hacemos está bien hecho, tiene calidad, y esto es un orgullo", por lo que la apuesta por las Infantas es una manera de "tener un poco más de prestigio".

Hasta tal punto ha tenido éxito esta iniciativa, que muchas personas se han puesto en contacto con la empresa de Onil para realizar "reproducciones en muñecos de sus propios hijos", si bien esto es casi imposible porque la fabricación de pocas copias puede suponer un desembolso de miles de euros.

Asimismo, el gerente de la empresa se ha mostrado impresionado por la repercusión que tuvo la última reproducción de la Infanta Leonor con uniforme escolar, muñeca de la que le llegaron a pedir ejemplares desde Portugal e, incluso, México.