Público
Público

Un jurado militar de EE.UU. declara culpable al ex conductor de Bin Laden

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Salim Hamdan, ex conductor de Osama Bin Laden, fue declarado hoy culpable de dar apoyo material al terrorismo, en el primer juicio por crímenes de guerra llevado a cabo por Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial.

El veredicto llegó diez días después de que comenzara el juicio en las polémicas "comisiones militares", creadas por el Gobierno del presidente George W. Bush para juzgar fuera de las cortes civiles y militares ordinarias los casos relacionados con terrorismo tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Hamdan podría afrontar una pena de cadena perpetua al haber sido declarado culpable de cinco de los ocho cargos específicos que le imputaban relacionados con el apoyo al terrorismo, según fuentes del Departamento de Defensa, que no dio mayores detalles de las imputaciones.

La Fiscalía acusaba a Hamdan, de origen yemení, de conspirar y apoyar al terrorismo, así como de servir al líder de la organización terrorista Al Qaeda en Afganistán durante más de cinco y años y de participar en la trama de los atentados de 2001.

Hamdan, que reconoció haber sido conductor de Bin Laden, se declaró no culpable en el transcurso del juicio y rechazó haber jurado "bayat" (lealtad en árabe) a Bin Laden y a Al Qaeda.

Su defensa alegó que el acusado trabajó para Bin Laden porque necesitaba los 200 dólares mensuales que recibía de salario, pero sin adherirse a Al Qaeda, y lo comparó con un "contratista civil" como los que trabajan para el Pentágono.

La defensa de Hamdan temía que el veredicto de culpabilidad fuera inevitable, según dijo su abogado, el comandante Brian Mizer, poco antes de conocer la sentencia.

"El sistema del tribunal especial de Guantánamo parece diseñado para lograr declarar culpables a los detenidos", dijo Mizer, quien se quejó de que este tribunal haya admitido pruebas que no hubiera aceptado ninguna corte civil.

Estos tribunales han sido rechazados por las organizaciones de derechos humanos y cuestionadas ante el Tribunal Supremo.

En junio pasado, el Supremo admitió que los presuntos terroristas, considerados "combatientes enemigos ilegales" por el Gobierno, tenían derecho a cuestionar ante los tribunales ordinarios de EE.UU. la legalidad de su detención.

Los abogados de Hamdan presentaron una demanda ante la Corte del Distrito de Columbia para intentar detener el juicio en Guantánamo, pero finalmente el tribunal federal decidió que se siguiera con el proceso.

El juicio no ha estado exento de polémica ya que, tras el intento de los abogados de pararlo, el juez del tribunal militar, el capitán Keith Allred, decidió omitir unas pruebas por considerar que habían sido obtenidas en interrogatorios bajo condiciones "altamente coercitivas".

Posteriormente, Allred aceptó la inclusión del oficial que interrogó en 2003 a Hamdan, ante las protestas de la defensa que alegó que su cliente sufrió malos tratos, aislamiento y humillación sexual durante esos interrogatorios.

Entre las pruebas presentadas, la defensa entregó al tribunal escritos de Khalid Sheikh Mohammed, presunto cerebro de los atentados del 11-S, que aseguró que Hamdan no tenía ningún papel en la organización terrorista.

Un portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto, manifestó hoy la satisfacción del Gobierno estadounidense por el desarrollo del juicio.

"Estamos satisfechos porque Salim Hamdan ha tenido un juicio justo", dijo Fratto, quien defendió que se ha respetado la presunción de inocencia del acusado y que el reo ha tenido la oportunidad de defenderse de los cargos que se le imputaban.

"El sistema de las comisiones militares es justo y apropiado para los procesos legales que se siguen contra los detenidos que han sido acusados de cometer crímenes contra Estados Unidos o sus intereses", afirmó.

Fratto señaló que el Gobierno espera que el resto de los casos sea llevado a juicio en estos tribunales.

Hamdan fue capturado en Afganistán en noviembre de 2001 con dos misiles tierra-aire en el maletero de su automóvil y fue entregado al Ejército estadounidense.