Público
Público

Kathleen Turner confiesa en sus memorias que la creatividad "aumenta" a los 50 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La actriz estadounidense Kathleen Turner confiesa en sus recién publicadas memorias, "Send yourself roses", que la creatividad aumenta a partir de los cincuenta años, al tiempo que revela numerosos aspectos de su vida profesional y privada, señaló hoy la prensa.

Turner, de 53 años, revela también en su libro, publicado esta semana por la editorial Hachette, que lo concibió "como muchas otras cosas" en su vida, "alrededor de unos tamales, una ensalada de jícama y una margarita en Zarela", uno de los restaurantes mexicanos más conocidos en la Gran Manzana.

La actriz estadounidense, que recientemente dirigió la obra de teatro "Crímenes del corazón", reconoce, además, en una entrevista publicada hoy por la revista "Newsweek" que, a menudo, utiliza el transporte público neoyorquino y que aún es reconocida por muchas personas.

Kathleen Turner, considerada como un auténtico mito sexual en la década de los ochenta, reconoce en ese medio que ha escrito sus memorias porque sentía que "ahora era el momento de hacerlo, después de 30 años en este negocio".

Ganadora de sendos premios Globos de Oro como mejor actriz por películas como "Romancing the Stone" (1984) y "El honor de los Prizzi" (1985), Turner asegura en sus memorias que pensó en este libro "como en los papeles (que interpreta). Es mi verdad como yo la veo, pero hay muchas otras. Tomen lo que les sirva de ella".

En su relato, la protagonista de "Fuego en el cuerpo" y "Peggy Sue se casó", por la que fue nominada a los Oscar en 1986, cuenta también su separación después de veinte años de matrimonio y otros dramas personales de su vida.

"He vivido tragedias personales, relaciones tormentosas, bebido sin control, superado una enfermedad de la que me dijeron que me quedaría en silla de ruedas", agrega en el primer capítulo del libro dado a conocer en la prensa de EE.UU.

En el mismo señala: "He experimentado la alegría de la maternidad y la tristeza de la infertilidad, un matrimonio feliz que acabó siendo una separación necesaria. De todo he aprendido".