Público
Público

El Khimky, un hueso duro de roer para el Joventut antes de la Final a Ocho de la ULEB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Khimky ruso será el último obstáculo que deberá superar el DKV Joventut para acceder a la Final a Ocho de la Copa ULEB de Turín, donde habrá una plaza en juego para la Euroliga de la próxima temporada.

Después de once claras victorias y una sola derrota ante el Turk Telecom en Ankara (96-94), los verdinegros se encontraron con un hueso duro de roer para seguir con vida en una competición que quieren conquistar.

El Khimky es el segundo clasificado de la liga rusa por detrás del CSKA de Moscú, al que ha derrotado recientemente en la final de la Copa (85-67) con una exhibición del ex jugador del Real Madrid Maciej Lampe, uno de sus referentes tras su desapercibido paso por la NBA.

Aíto García Reneses, técnico del DKV, recurrió tras la eliminatoria con el Swans Gmunden a una de sus máximas al ser preguntado por el potencial del Khimky: "No nos preocupa tanto el potencial del otro equipo como que nosotros estemos bien cuando tengamos que jugar contra ellos".

El equipo ruso es un viejo conocido de los de Aíto. Hace dos años se enfrentaron a ellos en la FIBA Cup que los verdinegros acabaron conquistando.

En Moscú perdieron por veintinueve puntos de diferencia (95-66), pero en la final disputada en Kiev el equipo de Aíto se vengó (63-88).

El actual Khimky es más potente que el de hace dos temporadas, ya que cuenta con dos jugadores que ganaron con Rusia la final del Eurobasket: Nikita Morgunov y Antón Ponkrashov.

En su plantilla hay un viejo conocido de la afición española, el pívot Pat Burke, que ha vuelto esta temporada a Europa tras jugar en la NBA las dos últimas campañas. Burke jugó entre otros con el Tau Cerámica y el Real Madrid.

El equipo ruso cuenta con tres norteamericanos: el pívot Mike Wilkinson y los aleros Clay Tucker, Mike Wilkinson y Dan Swing.