Público
Público

Lacen, objetor de Mundial por conciencia

El jugador del Racing dice no a Argelia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A Mehdi Lacen (25 años) le delatan su nombre, su apellido y sus rasgos faciales árabes. Nacido en Francia, el centrocampista del Racing de Santander tiene sangre argelina por su padre y posee doble nacionalidad. Puede, por tanto, defender los colores de Argelia, selección que el miércoles se clasificó para el Mundial de Suráfrica al ganar a Egipto (1-0) en un tenso partido. Lacen, sin embargo, se niega a vestir de verde. Por una cuestión de conciencia.

'Mi padre es argelino, pero yo nací en París y nunca he estado en Argelia ni conozco a los muchos familiares que tengo allí. Nunca voy a ir a la selección hasta que viaje a Argelia, sepa cómo es el país, cómo viven y cómo sienten', asegura el futbolista del Racing.

Aun así, la verdadera razón de su negativa es más coherente y poco, nada habitual: 'No he jugado un solo partido de la fase de clasificación, así que no voy a quitarle ahora el puesto a uno de los que, de una u otra forma, han trabajado para que Argelia esté en el Mundial'.

'La mayoría de la gente no entiende mi postura, pero yo soy así', insiste Lacen. Procedente del Valence, el centrocampista aterrizó en España en 2005, contratado por Piterman, entonces polémico presidente del Alavés. Lacen había sido elegido mejor futbolista de la 2ªB francesa, y su tres temporadas en Vitoria le curtieron sobremanera.

Fue un caos; el primer año tuve a cinco entrenadores, al siguiente en Segunda tuve a cuatro. Me preguntaba ¿Dónde estoy? Nada más llegar hicimos la pretemporada en San Francisco, luego en Miami. Allí, la primera sesión era a las ocho y media de la mañana, la segunda a las seis y entre medias tiempo libre. Los jugadores teníamos coches, íbamos a la playa'.

'No voy a quitarle el puesto a uno que haya jugado la clasificación'

A Mehdi Lacen (25 años) le delatan su nombre, su apellido y sus rasgos faciales árabes. Nacido en Francia, el centrocampista del Racing de Santander tiene sangre argelina por su padre y posee doble nacionalidad. Puede, por tanto, defender los colores de Argelia, selección que el miércoles se clasificó para el Mundial al ganar a Egipto (1-0) en un tenso partido disputado en Sudán. Lacen, sin embargo, se niega a vestir de verde por una cuestión de conciencia.

'Mi padre es argelino, pero yo nací en París y nunca he estado en Argelia ni conozco a los muchos familiares que tengo allí. Nunca voy a ir a la selección hasta que viaje a Argelia, sepa cómo es el país, cómo viven y cómo sienten', asegura el futbolista del Racing.

Aun así, la verdadera razón de su negativa es más coherente y nada habitual: 'No he jugado un solo partido de la fase de clasificación, así que no voy a quitarle ahora el puesto a uno de los que, de una u otra forma, han trabajado para que Argelia esté en el Mundial. La mayoría de la gente no entiende mi postura, pero yo soy así'.

Contratado por el Alavés, el centrocampista aterrizó en España en 2005 procedente del Valence galo. Lacen había sido elegido mejor futbolista de la 2ªB francesa, y su estancia en Vitoria bajo la presidencia del polémico Piterman le curtió: 'Fue un caos; el primer año tuve a cinco entrenadores, al siguiente, cuatro. ¿Dónde estoy?, me preguntaba. Nada más llegar hicimos la pretemporada en San Francisco, luego en Miami. Allí, la primera sesión era a las ocho y media de la mañana, la segunda a las seis y entre ambas nos daban tiempo libre. Los jugadores teníamos coches e íbamos a la playa. Yo alucinaba'.

'No he estado nunca en Argelia ni conozco a mis familiares de allí'

En 2008 fue fichado por el Racing. Disputó 34 partidos en el escaparate de la élite, se asomó a la Copa de la UEFA y con ello llamó la atención de la numerosa e influyente colonia argelina en Francia. Los ecos cruzaron el Mediterráneo, y recibió la visita del seleccionador y del presidente de la Federación magrebí. 'Les agradecí el interés y les expliqué mi postura', recuerda. Aun así, le convocaron para un amistoso. Lacen no acudió. 'Mi familia, especialmente mi padre, respeta mi decisión', asevera.

'Nací en Francia, tengo sangre argelina y sé que la selección francesa nunca me convocará, así que jugar un Mundial con Argelia es una ocasión única, pero no quiero. La mayoría lo haría, yo soy un caso aparte', insiste. 'En un hipotético Francia-Argelia no sé con quién iría, pero antes del partido con Egipto estaba a muerte con los argelinos y celebré su triunfo'. La sangre tira, pero Lacen no se deja arrastrar. Hace lo que cree justo.