Público
Público

El líder del CSU bávaro dimite tras el revés electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de los conservadores alemanes en Baviera, Erwin Huber, anunció el martes su dimisión después de que su partido, la Unión Social Cristiana (CSU, en sus siglas en alemán), tuviera sus peores resultados en décadas en unas elecciones estatales.

El CSU, el partido bávaro hermano de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel, perdió el domingo la mayoría absoluta que ha tenido en la asamblea del estado de Baviera durante casi medio siglo, y se verá forzado a formar una coalición para gobernar.

La drástica reducción del apoyo al CSU en las elecciones del domingo supone un golpe a las perspectivas de Merkel de ser reelegida el año que viene en los comicios federales, porque depende en gran medida del partido bávaro para conservar su mayoría en el parlamento alemán.

"En la conferencia especial del partido (el mes que viene) dejaré mi puesto", dijo Huber a los periodistas en una breve rueda de prensa en Múnich. "Esto le dará al partido la oportunidad de un nuevo comienzo en su liderazgo".

Huber, un antiguo inspector de hacienda que el año pasado sustituyó a Edmund Stoibe al frente del partido, se ha visto criticado por lo que el próspero estado sureño percibe como una falta de carisma y de visión política.

El lunes, Huber culpó al menos en parte a Merkel de la pérdida de votantes del partido, diciendo que el CSU estaba pagando el precio de compromisos políticos alcanzados por la "gran coalición" del CDU de Merkel, el CSU y los socialdemócratas de centroizquierda del SPD.

También los líderes del CSU han atacado a Merkel por no respaldar sus planes de reducción de impuestos durante la campaña electoral.

Se espera con bastante seguridad que Horst Seehofer, ministro federal de Agricultura y Consumo, suceda a Huber como presidente del CSU.

"Va a ser Horst Seehofer, tiene una amplia aceptación", dijo en Berlín el ministro alemán de Economía Michael Glos, miembro del CSU.

El año pasado, este político de 59 años perdió sus opciones a la presidencia del partido debido a una pérdida de apoyo de los miembros católicos del CSU cuando se supo que su amante había dado a luz a un hijo de él.

Probablemente será una figura más combativa que su predecesor y podría tomar una estrategia más polémica hacia Merkel y el CDU.

El partido votará a su nuevo líder el 25 de octubre en una conferencia especial.