Público
Público

Los líderes del Congreso hondureño discuten el futuro de Zelaya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los líderes del Congreso hondureño se reúnen el martes para decidir si convocan a una sesión extraordinaria para tratar la restitución del derrocado presidente Manuel Zelaya, en un intento por sacar al país de su peor crisis política en décadas.

La posibilidad que el líder destituido por el golpe de Estado a finales de junio regrese al poder es uno de los puntos del acuerdo cerrado la semana pasada entre los negociadores de Zelaya y del Gobierno de facto, bajo la mediación de Washington.

El encuentro de la Junta Directiva del Congreso pretende analizar el pacto y establecer los mecanismos para aplicarlo, pero tendrá un camino complicado debido a la división del oficialista Partido Liberal y la no definición del Partido Nacional, las principales fuerzas políticas del país.

Para el derrocado mandatario y sus seguidores, la reunión de los líderes parlamentarios es el inicio del camino a retomar el poder.

Sin embargo, el Gobierno de facto considera que el pacto no garantiza la restitución de Zelaya, refugiado desde hace más de dos meses en la embajada de Brasil en Tegucigalpa tras su retorno clandestino al país, y sostiene que no fija plazos para que el Congreso vote sobre esa iniciativa.

La reunión de los líderes del Congreso unicameral de 128 diputados, convocada para las 0:.30 hora local (15:30 GMT), se dará a pocas horas de que llegue al país una comisión de la OEA liderada por el ex presidente chileno Ricardo Lagos para supervisar el cumplimiento del acuerdo.

Lagos dijo a una radio chilena que cree que el camino para salir de la crisis es "restablecer al presidente Zelaya por el escaso tiempo que le queda en la presidencia", aunque admitió que el Congreso se tomará su tiempo: "No creo que (la votación) sea hoy día (martes). Lo ideal para mí sería que lo hicieran ya".

APOYO DIVIDIDO A ZELAYA

Partidarios de Zelaya advirtieron que manifestarán ante el Congreso para presionar a que se convoque a una sesión para votar sobre la restitución de Zelaya. Los parlamentarios están en receso por la campaña electoral para las elecciones presidenciales del 29 de noviembre.

Zelaya dijo que, si no es restaurado en el poder para el jueves, la comunidad internacional mantendrá su postura de no reconocer esos comicios y mantendrá el aislamiento financiero y diplomático al que tiene sometido al empobrecido país.

Pero el apoyo político a Zelaya se ha debilitado y sus mismos diputados dudan de que el Congreso vote rápidamente sobre su retorno al poder.

"Los diputados han dicho que van a escuchar dictámenes de la fiscalía, procuraduría y de la Corte Suprema y que, a partir de esos dictámenes, van a tener una votación en función de los intereses de Honduras", dijo el legislador liberal Marlon Lara a su llegada a Tegucigalpa para participar en la reunión.

El oficialista Partido Liberal tiene 62 diputados, pero está dividido entre los que apoyan al Gobierno de facto y el grupo que respalda a Zelaya. El opositor Partido Nacional, que puede definir la restitución y que según sondeo triunfaría en los comicios generales, no ha fijado aún una posición oficial.

Cecilio Cruz, dirigente liberal, reconoció que no hay consenso en su formación. "El partido está desecho", sentenció.

La destitución de Zelaya por supuestamente violar la Constitución al querer habilitar la reelección presidencial disparó la peor crisis política en Centroamérica en décadas y se convirtió en el primer desafío diplomático en la región para la Administración del presidente estadounidense Barack Obama.