Publicado: 25.11.2013 16:31 |Actualizado: 25.11.2013 16:31

Linde avisa que los bancos de una Catalunya independiente irían "a la quiebra"

El gobernador del Banco de España asegura que tanto España como "el territorio pequeño" sufrirían "mucho" con la secesión.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha avisado este jueves a Catalunya que la independencia no solo colocaría al territorio fuera de la Unión Europea (UE), sino que su nueva situación conduciría a sus entidades financieras "a la quiebra o a la suspensión de pagos". "En cualquier caso, tendrían problemas financieros gravísimos", dijo el responsable del regulador bancario.

Linde, que participó en la asamblea anual de la Asociación de Mercados Financieros, fue interrogado sobre si la entidad que dirige había realizado algún estudio sobre los efectos de una independencia de Catalunya y sobre las consecuencias para las entidades financieras catalanas. El gobernador en ningún momento mencionó expresamente a Catalunya sino que que habló "de un territorio pequeño que se separa de uno grande". Según su explicación, ese territorio pequeño "estaría obligado" a emitir su propia moneda y contar con su propio supervisor bancario.

En esa situación, las entidades del nuevo territorio separado la UE tendrían sus activos en la nueva moneda, pero sus pasivos (sus deudas) estaría en euros, más fuertes que la divisa propia. Esa diferencia es la que, según Linde, colocaría a los bancos del nuevo Estado independiente en una situación financiera delicada.

El gobernador ha asegurado que una hipotética independencia de Catalunya sería "mala" tanto para España como para esa comunidad autónoma ."Los dos territorios sufrirían mucho", ha dicho. "Sería un escenario muy malo para los dos", ha insistido Linde durante su intervención.

Dos son las entidades que estarían directamente afectadas por el escenario hipotético dibujado por Linde: Caixabank y Banco Sabadell, las dos mayores entidades con sede en Catalunya. El responsable del regulador financiero español ha explicado que, en el caso de separación de España, y estando fuera de la UE, las entidades del nuevo Estado (aunque no mencionó a ninguna expresamente) no podrán acudir al BCE para lograr financiación, como hacen el restode los bancos de la eurozona.

Y no podrían financiarse en el BCE, de un lado, por las propias reglas de la entidad europea, que dejan fuera, por razones obvias, a las entidades ajenas a la eurozona; y, de otro, porque tales entidades del nuevo Estado no podrían presentar garantías válidas para recibir financiación de la autoridad monetaria (los colaterales, o garantías, que se aceptan tienen que ser de un país del Espacio Económico Europeo, al que pertenecería tal territorio).  "¿Los bancos que están situados en el territorio pequeño pueden acceder a la liquidez del BCE a través de sus filiales en el territorio grande o de un territorio miembro de la UE? La respuesta es no", ha explicado Linde, que ha dicho, no obstante, que una operación "aislada" sí se podría lograr. En este punto, el gobernador ha insistido en que el BCE solo suministra liquidez a los bancos que están dentro de la Unión Monetaria y ha mencionado, a modo de ejemplo, que sería "impensable" que la banca japonesa se quisiera financiar por el BCE a través de una oficina en París. "Al separarse, no sería miembro, por lo que el acceso a la financiación del BCE no es posible", ha añadido.

De otro lado, Linde ha descartado que la banca española tenga que recibir en el futuro más dinero de Europa y ha afirmado que después del test de estrés de Oliver Wyman superado el año pasado, las entidades financieras están preparadas para pasar "con tranquilidad" las pruebas de esfuerzo que realizará el año que viene el BCE.

Además, el gobernador se ha mostrado partidario de que los bancos limiten el dividendo en efectivo en 2014, al igual que ha sugerido el Fondo Monetario Internacional (FMI). Así, ha recordado que el Banco de España envió en julio una recomendación a las entidades relacionada con este tema, por lo que la sugerencia del FMI no le sorprende. "Todo lo que sea reforzar la solvencia de las entidades, al Banco de España le parece bien", ha añadido, al tiempo que ha indicado que la forma de aplicar esta medida dependerá de las entidades.