Público
Público

La liraglutida supera a la glimepirida en control de la diabetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un nuevo estudio demuestraque una inyección diaria de liraglutida es más efectiva que lapíldora de glimepirida (Amaryl) que usan los diabéticos condiabetes tipo 2 temprana para reducir el nivel de azúcar ensangre.

Además, los diabéticos tratados con las inyeccionesadelgazaron más y lograron niveles más bajos de presiónsanguínea que los pacientes tratados con glimepirida.

El tratamiento con liraglutida estuvo asociado también conuna disminución significativa de picos de descenso del azúcaren sangre, comparado con el uso de glimepirida, publicó elequipo del doctor Alan Garber en la revista médica The Lancet.

Al año de tratamiento, los pacientes tratados conliraglutida en lugar de glimepirida tenían niveles más bajos deuna proteína llamada hemoglobina A1c, un indicador del controldel azúcar a largo plazo.

Como se dijo, la reducción del peso corporal fue mayor enlos grupos tratados con liraglutida, mientras que la dosis másalta del medicamento inyectable redujo significativamente lapresión.

Por último, la liraglutida tuvo seis veces menosprobabilidad que la glimepirida de provocar picos de caída delnivel de azúcar.

Las náuseas, los vómitos y las diarreas pasajeros fueronmás frecuentes con el uso de liraglutida; los grupos tratadoscon el fármaco incluyeron dos casos de inflamación delpáncreas.

El equipo dirigido por Garber, del Colegio de MedicinaBaylor, en Houston, concluyó que la "liraglutida es segura yefectiva como terapia inicial para la diabetes tipo 2 y poseeventajas sobre otros fármacos utilizados".

En un editorial sobre el estudio, el doctor Sten Madsbad,de la Universidad de Copenhague, señaló que mientras losresultados sugieren una ventaja de la liraglutida, se necesitanestudios de largo plazo para conocer por completo la seguridaddel fármaco y otros agentes y para evaluar su efecto, si lohubiera, sobre complicaciones cardiovasculares, como infarto yaccidente cerebrovascular.

FUENTE: The Lancet, online 25 de septiembre del 2008