Público
Público

Londres se echa a la calle para condenar la masacre en Gaza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Decenas de miles de personas participaron hoy en Londres en una ruidosa manifestación para condenar la masacre perpetrada por las Fuerzas Armadas israelíes en Gaza, que ha causado ya la muerte de más de 800 palestinos y 13 israelíes.

En la marcha -que tuvo una participación de unas 100.000 personas, según los organizadores; 12.000 según la Policía, y más de 50.000 según la BBC- hubo también numerosos miembros de la comunidad judía, tanto ortodoxos opuestos al Estado de Israel como sionistas críticos con la actual ofensiva.

Al final de la protesta, un reducido número de manifestantes protagonizó un altercado con la Policía, en el que no hubo heridos pero se destrozó un establecimiento de la cadena estadounidense de cafeterías Starbucks.

Personas de todas las razas y religiones, muchos jóvenes y familias, marcharon desde el Hyde Park londinense hasta la embajada israelí situada en el oeste de Londres, donde algunos participantes arrojaron zapatos en memoria de los niños muertos en el conflicto.

La manifestación, organizada por la Coalición Parad la Guerra y grupos como la histórica CND (Campaña para el Desarme Nuclear) y la Iniciativa británico-musulmana, empezó con discursos de políticos, intelectuales y artistas, que expresaron su repulsa al ataque.

"No se puede mirar hacia otro lado mientras ocurre esta matanza", dijo a Efe el escritor de origen pakistaní Tariq Ali, líder juvenil de los 60, antes de subir al podio, donde profundizó su crítica a la inacción de la comunidad internacional.

El ex alcalde de Londres, el laborista Ken Livingstone, instó al Gobierno británico y a la Unión Europea a "parar esta masacre" con iniciativas económicas, a fin de "forzar a Israel a poner fin a la matanza".

Lindsey German, portavoz de la Coalición Parad la Guerra, dijo que los manifestantes, que también salieron a la calle en Belfast y Glasgow, pedían "el fin de la carnicería y la retirada de Israel de Gaza y Palestina".

Sindicalistas, estudiantes y ciudadanos de todo tipo, incluidos celebridades como el músico Brian Eno y la actriz Juliet Stevenson, gritaron y blandieron pancartas en las que se pedía el fin de la matanza y el asedio a Gaza.

Antes, otros muchos famosos, entre ellos el vocalista de Coldplay, Chris Martin, o los cantantes Annie Lenox y Peter Gabriel, firmaron una misiva auspiciada por Stop the War Coalition en la que se afirmaba que lo que sucede en Gaza "es un crimen contra la humanidad".

El reverendo Garch Hewitt, canónigo de la catedral de Jerusalén, dijo en su discurso que era "un error no hablar con Hamás", mientras que la activista Bianca Jagger (ex de Mick Jagger) declaró a Efe que "en nombre de los derechos humanos, debe acabarse la masacre contra la población civil".

Leila Salmoun, funcionaria londinense, acudió a la manifestación con toda su familia, incluidos sus dos niños de tres años y seis meses.

"Queremos mostrar nuestra solidaridad con la gente de Gaza, hacerles saber que sentimos su dolor, y remover la consciencia de los líderes de todo el mundo, especialmente de los países árabes, para que actúen de una vez", explicó.

"Es increíble que haya tenido que ser Venezuela, en lugar de un Estado árabe, el que expulse al embajador israelí", apostilló.

Dean Ryan, trabajador social en el este de Londres, criticó "la brutalidad de Israel" y pidió el fin de la ocupación de Palestina.

Unos 75 judíos británicos firmaron hoy una carta en "The Guardian" en la que equipararon el asedio a los palestinos al del gueto de Varsovia.

La organización británico-judía "Independent Jewish Voices", a la que pertenecen, entre otros, el actor Stephen Fry y la diseñadora Nicole Farhi, publicó un manifiesto en contra de la violencia de Israel y señaló que "no puede haber una solución militar" al conflicto.