Público
Público

Lucas Masciano, de cantante callejero a telonero de El Canto del Loco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Su vida ha estado llena de subidas y bajadas, "como una montaña rusa", pero ahora Lucas Masciano siente que va "Todo bien", y así ha querido bautizar su tercer disco en España, que llega avalado y producido por David Otero, de El Canto del Loco, grupo al que acompaña como telonero en su gira española.

"En mi vida todo ha sido siempre muy complicado, muy intenso, pero ahora las cosas parece que empiezan a funcionar y eso se nota", confiesa a Efe el cantante argentino antes de recordar parte de su trayectoria.

Cuando mira años atrás, Masciano no logra disociar su figura de la música. Con sólo 17 años sacó su primer disco en Argentina con un sello independiente, al que le siguieron otros dos álbumes pero, a punto de cuajar su carrera en su país natal, "un pálpito" le trajo a Barcelona.

"Sentí que era lo que tenía que hacer. Me vine para dos meses con la idea de grabar un disco en España y mis únicos contactos eran los de la guía de teléfonos de un locutorio", dice Masciano sobre su llegada.

Sin casa y tocando en la calle, sus primeros tiempos en España no fueron nada fáciles para el músico, aunque asegura que le ayudaron "a madurar en un solo año lo que lo habría hecho en diez. Tocar en la calle te enseña muchísimo y si consigues entusiasmar ahí a la gente, que va gritando y hablando por el móvil, puedes lograr cualquier cosa", dice.

Quizá sean aquellas tortuosas circunstancias las que han imprimido a su tercer trabajo discográfico "mucha madurez y coherencia musical", con una colección de canciones que indagan "cada una en un estado de ánimo diferente", al ritmo de pop, rock, cumbia o incluso reagee.

Todo gracias a una casualidad -le gusta creer en el destino- que colocó entre su público callejero a David Otero, uno de los componentes de El Canto del Loco.

"Cuando llegué aún no sabía quién eran ellos, pero vi uno de sus videoclips y lo reconocí entre el público. Me dejó el teléfono, pero no nos llamamos durante mucho tiempo. Después, nos volvimos a encontrar casualmente en Buenos Aires. Yo llevaba una maqueta y él otra y pasamos toda la tarde dando vueltas en un coche por la ciudad hablando y escuchando los temas del otro".

Esa buena relación se cierra cuando David ficha a Masciano para el recién creado Manicomio Record, el sello de Dani Martín y Otero para lanzar nuevos talentos.