Público
Público

El Lute: "Nunca pegué a mi esposa"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Eleuterio Sánchez, conocido popularmente como El Lute, negó este miércoles rotundamente ante el juez haber agredido o amenazado a su ex esposa, quien insistió en sus acusaciones y llegó a afirmar que se siente “condenada a muerte”. “Jamás le pegué. Nunca le he puesto la mano encima. En absoluto”, dijo Eleuterio Sánchez  en el Juzgado de lo Penal 3 de Sevilla. La Fiscalía pide para Sánchez 20 meses de prisión por dos presuntos delitos lesiones y amenazas contra su ex mujer.

El acusado admitió que el 28 de febrero de 2006, al descubrirla “abrazada” a otro hombre en Punta Umbría (Huelva), cogió a su entonces esposa “levísimamente” del brazo para que entrara en su vehículo, de forma que se evitase, según la versión de Sánchez, que los paseantes escuchasen su discusión.

El acusado relató que se había desplazado a Punta Umbría porque tenía “informaciones” que apuntaban a una posible relación extramatrimonial de su esposa. “Quise constatarlo con mis propios ojos porque no podía creerlo”, dijo el famoso ex convicto. No obstante, añadió, en ningún momento perdió “los estribos”.

Sí reconoció Sánchez que mantuvo un enfrentamiento verbal con el acompañante de su esposa. “Cuando le dije que se fuera, no me obedecía, por lo que le levanté la voz y salió medio corriendo”, dijo el acusado. La escena derivó en reproches a voz en grito que atrajeron la curiosidad de numerosos vecinos y, finalmente, motivaron la aparición de la Guardia Civil, que detuvo a El Lute.

La ausencia de los dos agentes de la Guardia Civil en el juicio ha motivado el aplazamiento de la vista oral hasta el próximo 14 de febrero, por decisión adoptada por el juez tras escuchar la declaración de la denunciante y tres testigos.

No denunció “por pena”

La denunciante, por su parte, acusó a su ex marido de haberla golpeado en el domicilio que ambos compartían en Tomares (Sevilla) el 16 de febrero y de haberla amenazado de muerte en Punta Umbría (Huelva) doce días después. La mujer aseguró que en el primer suceso recibió varios golpes en las piernas y los brazos y otro en la cabeza, todo ello mientras estaba acompañada por su hija pequeña.

Tras esta agresión, según contó ante el juez, decidió refugiarse en casa de unos vecinos. Aconsejada por un amigo, no presentó denuncia ante los tribunales. “Al día siguiente la noticia estaría en todos los periódicos de España, y me daba pena”, dijo la denunciante, que asegura que los médicos del centro de salud de Tomares que la atendieron de los hematomas le aconsejaron que tampoco pusiera el caso en conocimiento de la Policía.

La mujer abandonó ese mismo día el domicilio que compartía con El Lute y se marchó, con los hijos que había tenido con éste, para buscar un piso de alquiler.  

“Por dios, por dios”

Doce días después, la todavía esposa de Sánchez se marchó a Punta Umbría a recoger a un amigo y, según su versión, vio al acusado dentro de un vehículo haciéndole fotografías, medio camuflado por una bufanda, e insultándola. Ahí fue cuando, asegura la denunciante, Sánchez le dijo que estaba “condenada a muerte”. La mujer precisó que, al encontrarse con el que todavía era su marido, se sintió “asustada”, pero no por hallarse en compañía de otro hombre, sino por las agresiones que supuestamente había sufrido días atrás.

La ex esposa de El Lute declaró que éste la siguió y la fotografió en virtud de un plan, porque necesitaba excusas para echarla del domicilio familiar, ya que tenía una amante desde hacía dos años con la que quería convivir. Ante esta afirmación, fue audible la exclamación de El Lute desde el banquillo de los acusados. “Por dios, por dios”, dijo.

El acompañante de la denunciante la noche de 28 de febrero dijo, por su parte, que El Lute amenazó de muerte a su mujer. También aseguró que él se fue del lugar de los hechos para dejar a sus hijo de 10 años, que estaba llorando, con un amigo, tras lo cual regresó al mismo sitio.