Público
Público

Madrid estrena un servicio público de motos eléctricas

Son 280 motocicletas con una autonomía de 45 kilómetros, cuyo alquiler cuesta 24 céntimos por minuto y por el momento está limitado a la almendra central de la ciudad.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:

Las motos eléctricas que estarán disponibles en Madrid.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha presentado este jueves un nuevo servicio de alquiler de motos eléctricas por minutos que contribuirá, ha dicho, a establecer en Madrid un transporte ecológico que ayude a recuperar el aire limpio de la capital.

Se trata del servicio eCooltra Motosharing, que ya presta servicio en Barcelona y que desde hace unas semanas funciona en Madrid con 280 motocicletas, cuyo alquiler cuesta 24 céntimos por minuto y por el momento está limitado a la almendra central de la ciudad.

La alcaldesa ha destacado que este servicio de motocicletas eléctricas de alquiler "cierra el círculo" de vehículos eléctricos en la ciudad, junto con las bicicletas de BiciMad y los coches eléctricos de los servicios Car2Go y Emov.

Carmena destaca que este servicio "cierra el círculo" de vehículos eléctricos en la ciudad, junto con las bicicletas de BiciMad y los coches eléctricos

Según Carmena, el servicio de motos forma parte del compromiso "cumplido con éxito" por el Área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Inés Sabanés, de impulsar la movilidad con vehículos eléctricos en Madrid.

Sabanés, por su parte, ha destacado que las motos cumplen los requisitos de no ser contaminantes y de ser "un valor añadido para la sostenibilidad de la ciudad".

El fundador y director de Cooltra, el alemán Timo Buetefisch, ha explicado que las motos tienen una autonomía de 45 kilómetros, que sus baterías son cambiadas a diario y que "desaparecen" de la aplicación si la carga eléctrica ofrece un desplazamiento inferior a nueve kilómetros.

Para utilizar las motos el usuario debe contar con carné de coche o de ciclomotor y registrarse en la aplicación del servicio, a la que deberá proporcionar un número de teléfono, un documento con los datos del usuario y datos de la cuenta a la que se cobrará la utilización.

Las motos, que disponen de cascos para dos pasajeros y pueden ser devueltas en cualquier aparcamiento legal después de ser utilizadas, tienen la velocidad limitada a 45 kilómetros por hora para contribuir a evitar la siniestralidad, según los promotores, que han explicado cómo en Barcelona en un año de servicio no ha habido ningún accidente grave.

Este servicio de motos eléctricas funciona también en Roma y en Lisboa.