Publicado: 20.12.2013 12:14 |Actualizado: 20.12.2013 12:14

Madrid privatiza la recogida de sangre en la calle

El Ejecutivo regional y Cruz Roja firman el convenio por el que la comunidad pagará 9,3 millones de euros a la ONG por la gestión íntegra de las extracciones, que antes compartía con el centro público de transfusiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La extracción de sangre en la Comunidad de Madrid ya ha dejado de ser 100% pública. El Ejecutivo regional y Cruz Roja han firmado este viernes un convenio para "dividirse" las tareas en materia de donación de sangre con el objetivo de "poner fin a las duplicidades que existían hasta ahora", según ha afirmado el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

Hasta ahora, tanto Cruz Roja como el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid extraían sangre (en la calle y en sus propios centros), la procesaban, la almacenaban y la distribuían a los hospitales. Con el nuevo convenio, Cruz Roja se encargará exclusivamente de la extracción de sangre en los autobuses y el centro de transfusión asumirá el resto del proceso, además de la extracción que ya practicaba en sus instalaciones. 

En 2014, el Gobierno regional pretende conseguir 219.000 unidades de sangre total, de las que 74.000 procederán de las extracciones de Cruz Roja (el 33% del total). La comunidad pagará por ello a Cruz Roja 9.300.000 millones de euros.

El objetivo de esta iniciativa, según Lasquetty, es "unificar la actividad de transfusión sanguínea en la comunidad evitando duplicidades" y optimizar la coordinación y uso de los recursos, porque hasta ahora tanto la Comunidad como Cruz Roja mantenían cada una un centro de transfusión y una red de unidades móviles para el tratamiento y recogida de sangre.

Los trabajadores del centro público llevan semanas protestando por lo que consideran "el inicio de la privatización" de la gestión de la sangre. Han denunciado que la Comunidad de Madrid especule con un acto, la donación, basado en "el altruismo y la solidaridad", unas acusaciones a las Lasquetty ha respondido presentando a Cruz Roja como ejemplo de "excelencia de solidaridad, entrega, buen trabajo y ausencia de ánimo de lucro".

Uno de los temores de los empleados era la pérdida de 130 puestos de trabajo, pero el consejero ha asegurado que el convenio no implica despidos. "Todas las personas de todas las categorías que trabajan ahora mismo en el ámbito de donación en centros de transfusión van a mantener su puesto de trabajo, incluido el personal interino o eventual", ha sentenciado.