Público
Público

Quién maneja la pasta de los partidos

Tanto en el PP como en IU los tesoreros forman parte de sus órganos de dirección. En el caso de PSOE y UPyD los encargados de las cuentas son profesionales asalariados. PNV y CiU se niegan a revelar la identidad de las personas que gestionan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso Gürtel convirtió a Luis Bárcenas en uno de los tesoreros más conocidos del país. Más aún esta semana, después de que la Audiencia Nacional desvelara que durante su etapa al frente de la contabilidad del PP el exsenador disponía de 22 millones de euros en cuatro cuentas suizas. Su imputación ha puesto en cuestión la gestión económica del partido que está hoy en el Gobierno, y ha provocado el estupor y a la vez la indignación de las principales fuerzas de la oposición y de parte de la sociedad.

Ante esta nueva polémica que amenaza con asestar un nuevo golpe a la ya de por sí débil situación de la credibilidad de los grandes partidos políticos españoles, Público ha buscado un ejercicio de transparencia de todas esas formaciones. ¿Quiénes son sus tesoreros o gerentes, aquellos a los que cuesta tanto ponerles cara? ¿Quiénes los encargados de ejecutar los pagos y de distribuir el dinero establecido en sus presupuestos? En definitiva, ¿quiénes mueven el dinero en los partidos españoles?

Las cuatro principales fuerzas políticas del país -PP, PSOE, IU y UPyD- no parecen tener reparos a la hora hacer pública la identidad de sus tesoreros o gerentes. PNV y CiU consideran, en cambio, que no deben revelar quién maneja los fondos que obtienen por sus servicios a la ciudadanía. 'Es una persona de la Ejecutiva, pero no tenemos por qué dar esos datos a los medios de comunicación', explican desde la formación nacionalista vasca. 'No entendemos qué interés tiene desvelar esa identidad', añaden sorprendidos los convergentes.

En dos partidos antagónicos, el PP e IU, el manejo de las cuentas está directamente relacionado con la dirección política de la formación. Y en otros dos igual de dispares, PSOE y UPyD, la tesorería está en manos de un profesional independiente que se encarga de gestionar y ejecutar las órdenes de los diferentes órganos de dirección y gobierno de la formación política en cuestión.

En el caso de los conservadores, su tesorera Carmen Navarro, forma parte del Comité Ejecutivo Nacional del grupo. Ella llegó a la sede central del PP de la calle Génova de Madrid en mayo, de la mano del exministro de Sanidad José Manuel Romay Beccaria, quien se hizo cargo de las cuentas del partido tras el escándalo en el que se vio envuelto Luis Bárcenas. Llama especialmente la atención que en tan sólo tres años, los conservadores hayan cambiado otras tantas veces de tesorero.

El predecesor de Navarro, Romay Beccaría, fue oficialmente nombrado el 10 de mayo de 2010 para sustituir al exsenador imputado en el caso Gürtel, que meses antes había dimitido del cargo por su implicación en la trama corrupta. Bárcenas dejó el puesto en julio de 2009, pero Rajoy no cubrió la vacante hasta mayo del año siguiente. En esos meses la gestión de las cuentas recayó directamente sobre el entonces gerente Cristóbal Páez. 

Más estable ha sido el puesto de Xoan Cornide al frente de la gerencia del principal partido de la oposición. Desde su desembarco en el PSOE en la época zapaterista, ha sido él quien ha ejercido las funciones de tesorero desde el cuartel general del socialismo español de la calle de Ferraz de Madrid. Fuentes del partido consultadas por este diario destacan la 'profesionalidad' de Cornide, que es 'un trabajador asalariado' del PSOE y que, por lo tanto, está al margen de las decisiones más políticas de los socialistas.

Esas mismas fuentes marcan distancias con la posibilidad de que su formación pueda verse involucrada en un caso similar al que ha salpicado al PP por el caso Bárcenas. 'Para empezar', argumentan, 'porque todo el presupuesto del partido es inferior al dinero que el gerente del PP tenía en Suiza -20 millones de euros-'. A renglón seguido, recuerdan que todas las cuentas del partido 'están colgadas en la web' y se presentan 'con total transparencia'.

El presupuesto del PSOE es inferior al dinero que tenía el extesorero del PP en Suiza

'Cobro 2.300 euros al mes', se defiende el secretario de finanzas de IU en funciones, Antonio Cortés, cuando se le pregunta por la posibilidad de que alguien como él, que ejerce las labores de tesorería en la federación hasta que sea designada la nueva dirección de IU, en febrero, pudiera estar en la misma situación que el extesorero del PP. Por su condición, él también es miembro de la Comisión Ejecutiva Federal de la formación que, recalca, 'hace públicas todas sus cuentas'. 

Lo que ha sucedido con Bárcenas es, en su opinión, 'muy grave, pero lo es más porque afecta al partido del Gobierno'. Y si bien reconoce no poder predecir que no pudiera ocurrir nunca algo similar en IU lo considera muy difícil por las cuentas que maneja la federación. 'El 73,69% de nuestro presupuesto proviene de lo que nos asigna el Ministerio del Interior y el resto son las cuotas y las aportaciones de los cargos públicos. Las donaciones sólo alcanzan el 0,29% del total', insiste. 

En UPyD, el único que tiene acceso a la caja del partido es el personal que trabaja en la gerencia del mismo, y que tiene al frente a Sinforoso Alcalá. Es él el que ejerce las funciones de tesorero en la formación que dirige Rosa Díez. Y según explica el responsable de Organización del partido, Juan Luis Fabo, lo hace 'con la garantía de no mezclar lo político de lo económico', ya que Alcalá se dedica 'exclusivamente' a la 'ejecución y la operatividad' de las órdenes económicas contenidas en el presupuesto elaborado por el Consejo de Dirección, posteriormente avalado por el Consejo Político.

Fabo insiste en que prácticamente no hay margen para el desvío del dinero del partido. UPyD, apunta, tiene una Comisión de Finanzas compuesta por tres personas elegidas por el Congreso del partido, encargadas de auditar las cuentas de la formación y a las que se les aplica un código de incompatibilidades. Añade, además, que todo gasto del grupo se rige por la legalidad y por 'el principio de disponibilidad económica' por el que 'no se asumen deudas que no se puedan pagar'.