Publicado: 23.02.2014 15:08 |Actualizado: 23.02.2014 15:08

La Marea Ciudadana sale a la calle por segundo año consecutivo contra el "golpe de estado a la democracia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Marea Ciudadana de Madrid ha vuelto por segundo año consecutivo, coincidiendo con el aniversario de la primera manifestación convocada por este movimiento, a salir a las calles en protesta por los "recortes" de los derechos civiles y las libertades. "Desde el año pasado continuamos viendo un retroceso, no avanzamos, los recortes son cada vez mayores" afirma Lola Ruiz, de la comisión de comunicación de la Marea Ciudadana. "Estas nuevas leyes, como la del aborto o la de seguridad ciudadana, son una vuelta hacia atrás, un retroceso, es lamentable. No vamos a consentir que se continúen recortando nuestros derechos y libertades, vamos a seguir luchando", insiste.

En el día que se cumplen 33 años del arresto de Tejero y del golpe de estado que éste intentó en 1981, miles de personas de personas salen a la calle contra el "golpe de estado a la democracia" que afirman "se está produciendo en este país porque cada vez hay más represión y los recortes de los derechos civiles y libertades son mayores". "Queremos reivindicar todas las libertades ciudadanas que están en peligro en una fecha que no es casual", ha explicado Julio Rodríguez, portavoz de la Marea Ciudadana. "Hace un año todas las mareas nos movilizamos para protestar contra el golpe de Estado financiero impuesto por la Troika y que todos estamos sufriendo", ha recordado Rodríguez, que también ha indicado que la manifestación se está desarrollando en otros puntos de España como Valencia, Alicante, Málaga, Almería, Segovia o Gijón. 

"No vamos a consentir que se continúen recortando nuestros derechos y libertades, vamos a seguir luchando"En la manifestación estaban reunidos más de 50 colectivos y asociaciones que caminaron desde la Puerta del Sol de Madrid hasta la Plaza de Neptuno (Cánovas del Castillo), enfrente a un Congreso de los Diputados totalmente blindado. No han faltado los trabajadores de Coca Cola, que afirmaban estar "por solidaridad con todas las mareas" y que continúan su lucha contra el ERE que puede dejar a 1.253 trabajadores y 3.000 puestos indirectos en la calle, tampoco el colectivo en contra de la privatización de la donación de sangre de Madrid, que también ha participado en la marcha. El servicio se cederá a Cruz Roja y va a costar a la Comunidad de Madrid 67€ por el almacenaje de cada bolsa de sangre, además de la entrega, sin coste alguno, de las unidades móviles y el material que antes era del Centro de Transfusión. Tampoco ha faltado la marea blanca de la sanidad, la verde de la educación, la violeta contra la reforma de la ley del aborto, la naranja por la Justicia social, la PAH, la Plataforma de Afectados por el Franquismo, la Plataforma en Defensa de la Cultura, los afectados por las preferentes o diversos colectivos que pedían la III República, entre muchos otros.

"Ningún ser humano es ilegal", "No hay dos sin tres, república otra vez", "El puesto de trabajo, no se vende, se defiende", "No son desahucios, son asesinatos", corearon los manifestantes durante la marcha, sin olvidarse de los clásicos "educación y sanidad pública", "¡Qué viva la lucha de la clase obrera" o consignas contra la reforma del aborto o la ley de seguridad ciudadana.


En la clausura han destacado que "en estos 365 la situación ha empeorado" y que no van a aceptar "el espolio de los servicios públicos", aunque no han dejado de recordar que la lucha "también da sus frutos" con casos como el de Gamonal, la marea blanca o los barrenderos en Madrid o los desahucios, por lo que una representante de la PAH ha destacado que "los logros hay que seguir defendiéndolos o nos volverán a derrotar, la lucha sigue". Tampoco se han olvidado de la tragedia de Ceuta, por la que se ha guardado un minuto de silencio y se coreaba"verdad, justicia y responsables". 

La manifestación ha terminado con un llamamiento para "llenar Madrid el 22 de marzo  por la Marcha de la dignidad", que aspira a reunir un millón de personas de todo el Estado y parte del mundo.