Publicado: 03.09.2012 11:37 |Actualizado: 03.09.2012 11:37

Más IVA y menos becas para la vuelta al cole

El nuevo curso arranca sacudido por el encarecimiento del material escolar y la reducción de un 76% en el presupuesto para ayudas en la compra de libros de texto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A partir de pasado mañana y durante las próximas dos semanas arranca un nuevo curso escolar marcado por los recortes y las protestas. Ocho millones de alumnos volverán a las aulas como cada septiembre, pero este año lo harán con menos profesores y teniendo que pagar más por los libros de texto y el comedor escolar.

Con 3.000 millones de euros menos para invertir en Educación tras el tijeretazo en el ámbito social que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy y a la espera de que la reforma que prepara el departamento que dirige José Ignacio Wert esté lista para el curso escolar 2013-2014 (que contempla cambios de todo orden en el sistema educativo), el comienzo del nuevo curso académico empezará como terminó el anterior: con protestas y paros en la enseñanza pública contra los recortes. Si bien no hay fechas cerradas aún, los sindicatos de enseñanza ya avisan de que el otoño va a ser "caliente".

El secretario general de FE-CC.OO, José Campos, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que el inicio de curso va a ser "muy conflictivo" con protestas y concentraciones en las inauguraciones de curso de los distintos niveles educativos, desde Infantil hasta la Universidad, pasando por la Formación Profesional. Estas movilizaciones estarán coordinadas previsiblemente desde la Plataforma de Defensa de la Escuela Pública, integrada por sindicatos de profesores, padres y alumnos. Además, Campos no descarta una huelga general de la enseñanza en noviembre.

Para el dirigente de FE-CC.OO, las iniciativas aprobadas por el Ministerio de Educación, a través del Real Decreto de Medidas urgentes de racionalización del gasto público educativo, en el que se incluye el aumento de las horas lectivas del profesorado o del número de alumnos por aula, va a suponer el "despido de 50.000 trabajadores" del sistema educativo este curso. El Ministerio de Educación, en cambio, rebaja esta cifra a 20.000. "El escenario es bastante difícil porque todas las iniciativas suponen un ataque a la escuela pública y a la igualdad de oportunidades", ha aseverado Campos.

Los recortes afectan a las ayudas para la compra de libros de texto, una beca cuyo presupuesto autonómico ha descendido este año en un 76%, pasando de 71 millones de euros a solo 27. En la Comunidad Madrid estas ayudas se han eliminado por completo. Solo Andalucía, Canarias, Navarra y País Vasco mantienen la gratuidad absoluta de los libros de texto. Según la Confederación de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), un tercio de las familias con hijos en edad escolar no va a poder hacer frente al coste que supone el inicio del curso.

El presidente de este colectivo de padres de la escuela pública, Jesús María Sánchez, ha solicitado a las administraciones autonómicas que mantengan las ayudas para libros, que se ponga en marcha programa de reutilización e incluso que el Gobierno permita a las familias con menos recursos poder desgravarse el IVA en la regulación del IRPF de la declaración de 2012, una propuesta que Izquierda Unida va a llevar al Congreso de los Diputados para su debate. De hecho, en el Congreso, el Grupo Socialista ha registrado ya una proposición no de ley para solicitar al Gobierno que elabore un catálogo de servicios mínimos en el ámbito educativo con el objetivo de paliar las "desigualdades" que, a su juicio, se están dando en el acceso a este servicio público básico entre las comunidades autónomas, con motivo de la aplicación de las medidas de ajuste.

También continúan los tijeretazos en las becas para pagar el comedor escolar de muchas comunidades y algunas de ellas (de momento, Catalunya, Comunitat Valenciana y Madrid) ya han advertido que estudian cobrar a los alumnos que renuncien al catering y se lleven la comida de casa en un tupper en concepto de "uso de las instalaciones y supervisión". El pago por usar las instalaciones escolares para comer ha llevado a UPyD a registrar una proposición no de ley para su debate en el Pleno del Congreso de los Diputados que persigue prohibir a los colegios públicos y concertados ejecutar este cobro. Según explica, el precio medio del comedor está entre los cuatro y los seis euros diarios, lo que supone un gasto de entre 80 y 130 euros mensuales por hijo en las familias que no reciban ninguna ayuda.

A todo ello se suma también el incremento del IVA, que en el material escolar pasa del 4% al 21%.  Las organizaciones de consumidores aseguran que esta subida va elevar un 3% el gasto para la vuelta al cole. 

Dos sentencias del Tribunal Supremo contra los conciertos a los centros escolares que separan a los alumnos por razón de sexo han marcado el final del verano, pues tras estas resoluciones judiciales se ha vuelto a encender el debate sobre si la educación diferenciada debe o no recibir fondos públicos. Sin embargo, el ministro de Educación no descarta, dentro de la reforma del sistema educativo, introducir en la ley una referencia explícita a que esta modalidad de oferta educativa no tiene por qué suponer ni discriminación ni segregación y por tanto pueda ser subvencionada.

La libertad de elección de los padres, defendida por unos, y la igualdad de oportunidades de niños y niñas en la educación y no discriminación por razón de sexo, apoyada por otros, son los principales argumentos en el debate sobre este modelo educativo que, para el ministro, no es otro que una opción más dentro de un sistema en el que predomina "de forma abrumadora" la coeducación o educación mixta.