Público
Público

Las mayores matanzas en EEUU

De confirmarse la treintena de fallecidos, entre ellos 18 niños, se trataría de la segunda peor matanza en la historia en EEUU y la peor en una escuela infantil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En lo que va de 2012, se trata de la quinta perpetrada por persona armada contra la población. La matanza en la escuela primaria de Connecticut engrosa la lista de matanzas de EEUU,  en los últimos 20 años  se han contabilizado más de una veintena de tragedias similares en EEUU.

Al tiroteo a la escuela infantil hay que añadirle el tiroteo en un templo Sij a las afueras de Milwakee, en Wisconsin, el tiroteo en el cine de Denver, la matanza en la Universidad de Oklahoma, el tiroteo en el Hospital Psiquiátrico de Pittsburgh y la peor, sin duda, que se cobró  la vida de 32 personas, fue el tiroteo en la Universidad de Virginia Tech.

 Una de las peores tragedias universitarias ocurrió en la Universidad cristiana de Oikos en Oakland, California. El  2 de abril de 2012 Ono Goh, un exalumno de 43 años, entró en el centro tomó a la recepcionista de rehén y preguntó por una auxiliar administrativa. Al comprobar que no estaba, puso a 7 alumnos en fila india y les disparó a sangre fría acabando con sus vidas. Goh abandonó la universidad en su coche y fue detenido a las afueras de Alameda. La policía confirmó que que arrestado estaba preocupado por que se mofaran de sus conocimientos del inglés y que llevaba planeando la matanza desde hace semanas.

En la madrugada del viernes 20 de julio de 2012, James Holmes, de 24 años, irrumpió en el preestreno de la última película de la saga Batman cubierto con un chaleco antibalas y una máscara de gas y empezó a disparar sobre los espectadores de un cine de una localidad a las afueras de Colorado. El joven, que dijo llamarse El Joker, uno de los archienemigos del hombre murciélago en los cómics, acabó con la vida a 12 personas e hirió a más de 50.La masacre aún pudo haber sido más grave, ya que Holmes había convertido su piso en una trampa mortal, llenándolo de granadas listas para explotar en cuanto alguien abriera la puerta de su casa.

El tiroteo en la Universidad de Virginia Tech es, hasta la fecha, la matanza que más víctimas se ha cobrado en EE UU. El 16 de abril de 2007, Seung-Hui Cho, un estudiante de ese centro educativo, mató a 32 personas e hirió a otras 17 en dos tiroteos separados por unas dos horas de diferencia, antes de quitarse la vida. Pese a que Cho había sido diagnosticado con un desorden de ansiedad, no tuvo ningún problema en adquirir las armas que utilizó en la masacre. La tragedia determinó al Estado de Virginia a prohibir la venta de armamento en los grandes almacenes.

La mañana del 21 de marzo de 2005, Jeffrey Weise, un joven de 16 años que acabó con la vida 9 personas. Entre ellos  mató a su abuelo y a la abuela de su novia en la reserva de Red Lake en Minnesota. Acto seguido cogió el coche  y se dirigió al instituto de Red Lake. En menos de tres minutos ejecutó 45 disparos que terminaron con la vida de cinco alumnos, un profesor y un guardia de seguridad e hirió a otros cinco compañeros. Durante ese corto intervalo de tiempo, Weise no dejó de sonreír y que a una de sus víctimas le preguntó si creía en dios, algo que también inquirieron los asesinos de Columbine. Weise, que fue herido en el vientre con un lapicero que le clavó uno de los estudiantes que trató de contenerlo, se disparó un tiro en la boca. Las autoridades descubrieron que el joven había avisado de que planeaba llevar a cabo la matanza en varios correos electrónicos.

 Charles Carl Roberts, un repartidor de leche, perpetró otra de las matanzas en una escuela más recordadas en EE UU. El 2 de octubre de 2006 entró en una escuela Amish de la comunidad de Nickel Mines en Bart en Pensilvania, obligó a los adultos y a los niños a abandonar el recinto y se encerró sólo con las niñas, estudiantes de entre 6 y 13 años. Minutos después abrió fuego contra una docena de ellas y fallecieron 5 niñas. Tres murieron inmediatamente, otras dos lo hicieron al día siguiente en el hospital. El disparador se suicidó acto seguido.

Probablemente, ésta, que se produjo en Colorado sea la matanza de estudiantes que mayor impacto haya ocasionado en EE UU. El 20 de abril de 1999, Eric Harris y Dylan Klebold, de 17 y 18 años respectivamente, entraron en su Instituto de Columbine a 29 kilómetros de Aurora, el suburbio donde está el cine en el que se ha producido el último tiroteo- provistos con un arsenal de armas y empezaron a abrir fuego contra sus compañeros. Harris y Klebold asesinaron a 12 alumnos y a un profesor antes de acabar con sus propias vidas. La masacre quedó registrada en las cámaras del circuito interno de seguridad del centro.

Otra tragedia  tuvo lugar el 1 de agosto de 1966. Charles Whitman, un estudiante de la Universidad de Texas, se presentó en la torre del reloj del centro, provisto de tres pistolas y dos rifles de mira telescópica, y comenzó a disparar de manera indiscriminada. En los 90 minutos que duró el tiroteo, Whitman asesinó a 14 personas e hirió a otras 32. Previamente ya había quitado la vida a su mujer y a su madre. Un oficial abatió a Whitman de un tiro en la cabeza.