Público
Público

Merkel arranca con mal pie su nueva coalición

Los barones de su partido amenazan con bloquear el plan de recorte de impuestos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los nuevos compañeros de viaje de Angela Merkel parecen asegurarle más de un sobresalto en la coalición recién formada. Merkel salió reelegida ayer canciller de Alemania en el Bundestag, entre amenazas internas y algún tropezón.

No fue grave que se quedara con el capuchón del micrófono en la mano cuando lo atrajo para responder 'sí, acepto la elección' al presidente de la Cámara, Norbert Lammert. El verdadero traspiés se había producido unos minutos antes, cuando Lammert anunció que Merkel obtuvo 323 de las 612 papeletas depositadas en votación secreta. Eso significa que nueve diputados de la coalición gubernamental le negaron su apoyo.

El conflicto está programado entre los nuevos socios a cuenta de las promesas de bajadas de impuestos. El FDP insiste en que 'no son una simple lista de deseos', como dijo al Bild la jefa del grupo parlamentario, Birgit Homburger.

Pero el nuevo ministro de Hacienda, el democristiano Wolfgang Schäuble, no quiere prometer en firme las rebajas de 24.000 millones de euros a partir de 2011 por las dificultades presupuestarias. Al menos dos barones regionales democristianos amenazan con bloquear el plan, porque la mayor parte del peso de la medida recaerá en los presupuestos de los länder.

Mirando a otro lado

El jefe del grupo parlamentario democristiano, Volker Kauder, intentó quitarle importancia al episodio de la votación y supuso a los rebeldes en las filas del Partido Libre Democrático (FDP). 'Yo diría que todos nuestros diputados han votado a Merkel. Pero mejor dejémoslo', dijo en la televisión pública.

El socialcristiano bávaro Peter Ramsauer, nuevo ministro de Fomento, se equivocó al afirmar que ningún canciller ha obtenido nunca todos los votos de los grupos que le apoyan. El socialdemócrata Gerhard Schröder cosechó incluso seis votos más de los que sumaban su partido y los verdes cuando fue elegido en 1998.