Público
Público

Meryl Streep recibe el Premio Donostia sintiéndose "orgullosa de ser actriz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Meryl Streep ha recibido hoy el Premio Donostia del Festival San Sebastián como homenaje a su carrera cuando se siente "orgullosa de ser actriz en un momento crucial para el arte, elemento necesario para acercar culturas", ha asegurado en su discurso de agradecimiento.

Este Premio Donostia, que también ha recaído en Antonio Banderas en esta edición, llega ahora tras varios intentos de honrar a una actriz cuya carrera "nunca ha estado guiada por razones estratégicas", ha asegurado hoy Streep horas antes de recoger un galardón que le han entregado el actor español Eduardo Noriega y el director Jonathan Demme, presidente del jurado de la Sección Oficial del certamen donostiarra en esta edición.

Al ser madre de cuatro hijos, la protagonista de "Memorias de África" no ha podido aceptar antes la invitación del festival al no poder conciliar esta cita con su agenda personal y profesional.

Noriega ha introducido a Streep como "un fenómeno artístico de los que suceden de tarde en tarde, un referente para todos por su dúctil, camaleónica y talentosa forma de actuar acompañada de su exquisita sensibilidad".

"En su enorme presencia, mente brillante, imaginación, valentía y un gran corazón reside su magia", ha apuntado Jonathan Demme, amigo personal de la homenajeada, con la ayuda de Noriega, quien ha servido de traductor a sus palabras.

De momento son catorce las candidaturas al Óscar las que acumula la estadounidense, de las cuales "La decisión de Sophie" y "Kramer contra Kramer" le dieron una estatuilla.

Un vídeo ha recordado algunos de sus momentos interpretativos más memorables, compartiendo escenas con Shirley McLane, Alan Alda, Dustin Hoffman, o Goldie Hawn.

Meryl Streep, que debutó en el cine hace 31 años junto a Vanessa Redgrave y Jane Fonda en "Julia", ha recogido el galardón con un vestido largo negro y su melena rubia recogida, el mismo que en su día merecieron Robert Mitchum, Lauren Bacall, Gregory Peck, Lana Turner o Robert de Niro, entre muchos otros.

La actriz que Bette Davis nombró su sucesora en una carta personal enviada hace 20 años, ha asegurado sentirse "culpable de aceptar cada premio concedido".