Publicado: 08.09.2009 11:46 |Actualizado: 08.09.2009 11:46

Sólo México y Portugal superan a España en fracaso escolar

El porcentaje de españoles de entre 25 y 64 años que tiene sólo estudios obligatorios se sitúa en el 49%, frente al 31% de la media de la OCDE y la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El porcentaje de españoles de entre 25 y 64 años que tiene sólo estudios obligatorios se sitúa en el 49%, frente al 31% de la media de la OCDE y la UE-19, y sólo por delante de México (67%) y Portugal (73%).

Son datos de 2007 recogidos en la versión española del informe Panorama de la Educación, que este martes publica la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en París.

Sólo un 22% de españoles ha alcanzado el nivel de Secundaria postobligatoria (Bachillerato y FP de grado medio), frente al 42% de la OCDE, por lo que, "a pesar de los avances de los últimos años -este dato ha mejorado 9 puntos desde 1997-, las diferencias con la OCDE son todavía notables", según el informe.

Por otro lado, el 51% de los españoles de entre 25 y 64 años tiene una titulación superior o postobligatoria, lo que supone que por primera vez este colectivo supera a quienes sólo han finalizado los estudios obligatorios, cuyo porcentaje ha descendido veinte puntos en los últimos diez años.

Respecto a 2006, el porcentaje de españoles de entre 25 y 64 años que completan la Secundaria postobligatoria o Superior ha aumentado dos puntos.

Los españoles que han finalizado la educación superior (universidad, enseñanzas artísticas y FP superior) alcanzan el 29%, por encima de la media de la OCDE (27%) y de la UE-19 (24%).

En 2007 un 65% de los españoles de entre 25 y 34 años había completado al menos la Secundaria postobligatoria, a 13 puntos de distancia de la OCDE (78%) y a 15 de los 19 países de la Unión Europea incluidos en el estudio (80%).

En 30 años, sin embargo, la proporción de jóvenes que finalizan la educación postobligatoria ha aumentado un 37 por ciento.

Si se tiene en cuenta la edad habitual de graduación en el nivel postobligatorio, el 74 por ciento de los jóvenes españoles de 17 ó 18 años se tituló en 2007 en Bachillerato o FP de grado medio, por debajo de la media de la OCDE (83%) y de la UE-19 (86%).

Este porcentaje está a 11 puntos de distancia del objetivo de la UE fijado para 2010, que persigue incrementar hasta el 85% el porcentaje de población que ha logrado al menos la Secundaria postobligatoria.

El porcentaje de españoles titulados en Bachillerato, con un 45%, es ligeramente inferior a la media de la OCDE (48%) y superior a la de la UE-19 (43%), Suecia (33%), Italia (34%) o Alemania (41%).

En cuanto a la FP de grado medio, España, con un 39%, está a 6 puntos de la OCDE (45%) y a 12 puntos de la UE (51%), pero respecto a 2006 ha logrado reducir la distancia en 4 puntos.

En relación con los titulados superiores de entre 25 y 64 años, España supera, con un 29%, la media de la OCDE (28%) y de la UE (24%).

La mayor proporción se da entre los jóvenes de 25 a 34 años, pues un 39% de los españoles con estas edades ha obtenido un título de educación Superior, frente al 34% de la OCDE y el 31 por ciento de la UE-19.

Paralelamente a la disminución en la tasa de ingreso a la Universidad entre 2001 y 2007 -pasó del 46,9 al 41,3-, se ha producido un incremento de la tasa de ingreso en estudios de Formación Profesonal, que pasó del 19 al 21 por ciento.

Además, entre 1995 y 2007 la tasa de graduación universitaria pasó del 24 al 32 por ciento y la de FP superior del 2 al 14 por ciento.

En cuanto a la esperanza de vida escolar para un alumno de 5 años que accede a la educación obligatoria, en España ésta se sitúa en los 17,2 años, similar a las cifras de la OCDE y la UE (17,6 años en ambos casos).

El informe constata que la tasa de ocupación y la diferencia salarial entre los distintos niveles educativos son más elevadas cuanto mayor es el nivel de formación, aunque en el caso español, "las diferencias salariales son menos acusadas que en el promedio de la OCDE", apunta el informe.

En relación con el gasto público en educación, el conjunto de las administraciones españolas invertía en 2006 un 4,3 por ciento del PIB, solo una décima más que en 2005, y lejos del 5,2% de la OCDE y la UE-19.