Público
Público

Miles de japoneses piden cierre de bases de EEUU antes de la vista de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unas 21.000 personas salieron a la calle hoy en la isla de Okinawa para protestar contra las bases estadounidenses en ese archipiélago meridional nipón días antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, visite Tokio.

Los manifestantes pidieron el cierre inmediato de la base aérea de Futemmma en la ciudad de Ginowan, en la mayor isla del archipiélago de Okinawa (sur de Japón) y exigieron que el primer ministro, Yukiuo Hatoyama, elegido en agosto, rechace el traslado de las instalaciones a la cercana Nago, unos kilómetros más al norte.

La multitudinaria manifestación pidió una posición más contundente del Gobierno japonés con respecto a los planes para desplazar las bases del Ejército de Estados Unidos en estas islas, después de que el ministro de Exteriores, Katsuya Okada, dijera que el tema será abordado con calma y no se tratará en profundidad durante la vista de Obama.

Según la agencia local Kyodo, los manifestantes reclamaron la salida los marines estadounidenses destinados en Okinawa y se opusieron al traslado de la base aérea de Futemmma tal y como acordaron ambos países previamente en 2006.

El acuerdo de 2006 incluía el traslado de 8.000 soldados estadounidenses a Guam, fuera del territorio japonés.

Asimismo, acusaron al secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, de "intimidar al Gobierno japonés" con la petición de que el acuerdo sobre el traslado de la base antes de 2014 fuera cerrado antes de la llegada de Obama a Tokio, prevista para el viernes.

En las protestas también estuvieron presentes miembros del gubernamental Partido Democrático (PD), que se oponen a los acuerdos y piden la salida de la base aérea del territorio japonés.

A pesar de que Okinawa representa sólo el 0,6 por ciento del territorio nipón, alberga el 75 por ciento de todas las instalaciones militares de EEUU en el país asiático.

La presencia militar estadounidense en la isla, organizada en 14 bases que ocupan casi el 20 por ciento de la superficie de Okinawa, es un asunto de reivindicación permanente para la población local, que en su inmensa mayoría es contraria a esa presencia.