Público
Público

Miles de trabajadores se suman a las huelgas temporales del metal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Miles de trabajadores se sumaron hoy con el comienzo de los primeros turnos de la jornada a las huelgas temporales, selectivas y de advertencia convocadas por el sindicato sectorial IG-Metall para presionar a la patronal en las negociaciones para el convenio colectivo.

El poderoso sindicato germano exige aumentos salariales de hasta el 8 por ciento para los 3,6 millones de trabajadores del sector, mientras la patronal no ofrece hasta ahora mas que el 2,1 por ciento de incremento de los sueldos y una paga extra suplementaria del 0,8 por ciento para los meses de noviembre y diciembre.

Ante lo que considera una provocación y una oferta ridícula, IG Metall tiene intención de presionar a la patronal del sector con la convocatoria toda esta semana de huelgas y paros temporales y selectivos.

La pasada medianoche se declararon temporalmente en huelga los empleados de las plantas de BDH Bosch y Siemens en la localidad de Dillingen, así como los de lo fabricantes de componentes para automóviles Valeo en Wemding y Helad en Nagold.

A lo paros convocados para hoy se espera que se sumen miles de trabajadores del metal en centenares de empresas repartidas por todo el territorio germano.

"Contamos con varias decenas de miles de participantes", señaló esta mañana una portavoz de IG Metall en Fráncfort, quien explicó que la mayoría de los paros tendrán lugar en los estados federados de Hesse, Penania Palatinado, Turingia y el Sarre, donde serán movilados unos 30.000 empleados.

Igualmente se esperan paros temporales masivos en los estados de Baden-Württemberg y renania del Norte Westfalia, donde se concentran la mayor parte de las industrias alemanas del sector industrial del metal.

Las partes en conflicto tienen previsto celebrar su próxima reunión negociadora el 11 de noviembre en la llamada región del suroeste de Alemania (Baden Württemberg), que tiene carácter modélico para todo el país.

Si hasta mediados de mes no se alcanzan progresos, IG Metall amenaza con declarar fracasadas las negociaciones y convocar a las urnas a sus afiliados para decidir si se declara una huelga general indefinida.