Publicado: 07.03.2014 10:44 |Actualizado: 07.03.2014 10:44

Un millar de empleados de IBM en China, en huelga por no aceptar pasar a Lenovo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un millar de trabajadores de una planta de IBM en la ciudad de Shenzhen (sur del país) se han declarado en huelga al no aceptar los términos de su traslado como empleados de Lenovo, después de que la compañía informática china (la mayor fabricante de ordenadores del mundo) comprara el negocio de servidores x86 de la estadounidense por 2.300 millones de dólares. La huelga, que está en marcha desde el 4 de marzo, ha obligado a parar la producción de la planta desde entonces y se declaró debido a la exigencia de los empleados de cobrar salarios más altos por convertirse en empleados de Lenovo.

Varios de los empleados han publicado fotografías y vídeos  de las protestas a través de foros y las redes sociales chinas, en las que se ve a centenares de trabajadores con carteles ante la fábrica de la compañía en Shenzhen (provincia de Cantón). En una de las instantáneas, se puede apreciar una pancarta que reza: "los obreros no son productos, no son capital ni esclavos. No nos venden. Tenemos dignidad y derechos humanos". Los trabajadores, según explican en las redes sociales, tienen hasta el próximo 12 de marzo para firmar los nuevos contratos, y en caso contrario serán considerados automáticamente empleados de Lenovo. Además, aquellos que firmaron antes del 7 de marzo recibieron 6.000 yuanes de compensación (980 dólares, 705 euros), siempre según la versión de los empleados.

La producción en la planta china lleva suspendida durante cuatro días, según los trabajadoresVarios trabajadores reunidos en la puerta de entrada de la fábrica de IBM en Shenzhen han explicado que la producción se mantiene suspendida por cuarto día seguido. "Hasta ahora no hemos escuchado nada de la gerencia o el gobierno en respuesta a nuestras demandas", ha dicho Hou Hongbo, que trabaja en la fábrica desde hace 10 años. "La actitud de la compañía hasta ahora es ignorarnos, pero la totalidad de la producción permanece interrumpida". Los trabajadores quieren salarios más altos si eligen transferirse a Lenovo o paquetes de indemnización más elevados si eligen dejar el empleo. Hou ha declarado que estaban determinados a continuar con su medida de fuerza. "Sin duda seguiremos de huelga mañana", ha dicho.

Por su parte, en un comunicado enviado por correo electrónico, IBM asegura que los empleados de la división que ha comprado Lenovo "tienen una opción personal de permanecer en los términos y condiciones similares a lo que actualmente perciben o pueden elegir voluntariamente lo que creemos que es un paquete de indemnización equitativa y dimitir". "Aunque se trata de una decisión plenamente individual, esperamos que los empleados decidan quedarse", añade el texto.

Los trabajadores de fábricas chinas están recurriendo cada vez más a protestas y cierres de plantas cuando sienten que los términos de adquisiciones internacionales no son suficientemente buenos o las condiciones laborales han empeorado.

La compra de esta división de IBM por parte de Lenovo, que se anunció en enero, prevé que la compañía china absorba unos 7.500 empleados de la estadounidense en su estructura, entre ellos los de la planta de Shenzhen, un proceso que la compañía espera completar a finales de este año. El acuerdo prosigue una relación entre ambas empresas que empezó en 2005 cuando Lenovo adquirió el negocio de PCs de IBM, que incluía su línea de portátiles ThinkPad, y es un nuevo paso en lo que ambas empresas consideran "una relación estratégica".