Público
Público

Millet y Montull se niegan a declarar pero exculpan a Osàcar de los pagos a CDC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los saqueadores confesos del Palau de la Música Fèlix Millet y Jordi Montull se han negado hoy a declarar ante el juez que investiga el saqueo de la institución, aunque han exculpado al hasta ayer tesorero de CDC, Daniel Osàcar, del cobro de comisiones a cambio de la adjudicación de obra pública.

Millet y Montull han sido citados hoy por segunda vez por el titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona, Juli Solaz, para que aclararan algunos aspectos conocidos en el año transcurrido desde su primer interrogatorio como imputados.

Entre esas nuevas pruebas sobre las que los acusados se han negado hoy a responder figura el informe de la Agencia Tributaria, que apunta al presunto pago de comisiones a CDC de la constructora Ferrovial a través del Palau de la Música, y la auditoría definitiva, que eleva a 35 millones un desfalco que Millet y Montull limitaban a 3,3 en su confesión inicial entregada al juez.

Según han informado fuentes judiciales, los dos saqueadores confesos se han acogido a su derecho a no declarar, aunque Montull ha entregado al juez un escrito en el que niega que el ya ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, que ayer dimitió de su cargo, sea el "Daniel" que aparece vinculado a pagos a la formación nacionalista en varios documentos incautados.

Montull, que ha justificado su negativa a responder en que no quiere que sus palabras sean utilizadas en "batallas políticas", ha desmentido así la versión de los peritos de la Agencia Tributaria, que señalaron que el hasta ahora tesorero de CDC Daniel Osàcar era el "Daniel" que aparecía en las anotaciones sobre el supuesto pago de comisiones a CDC por parte de la constructora Ferrovial, aunque tampoco ha aclarado a qué persona corresponde.

Precisamente, el ya ex tesorero de CDC Daniel Osàcar, de 75 años, dimitió ayer del cargo aduciendo razones personales y desvinculando su decisión de la investigación judicial sobre el expolio.

En el escrito entregado al juez, Montull niega además que las siglas G.P.O., que la Agencia Tributaria relaciona en su informe pericial con la constructora Ferrovial y con supuestas facturas falsas, correspondan a la empresa G.P.O Ingeniería, que participó en la construcción de la Ciutat de la Justicia y de la línea 9 del metro, dos de las obras públicas cuya adjudicación revirtió supuestamente en comisiones para CDC.

Por su parte, Fèlix Millet, que al igual que Montull se ha acogido a su derecho a no declarar, ha querido precisar algunas cuestiones sobre el caso, entre ellas las polémicas bodas de sus hijas, que costaron al Palau de la Música 200.000 euros.

Millet ha precisado que el pago de los convites nupciales por parte del Palau estaba justificado, dado que la boda de sus hijas daba publicidad a la institución y permitía dar a conocer los salones de la institución recientemente remodelados.

El saqueador confeso ha desvelado también que sus consuegros no querían que las bodas se celebraran en la entidad cultural, aunque acabaron pagando a Millet la mitad de la factura, lo que se ha convertido en motivo de chanza en Cataluña.

En otra de sus precisiones, Fèlix Millet ha admitido hoy que fue un error que el Consorcio del Palau de la Música, nutrido de fondos públicos, costeara varias obras en sus viviendas así como algunos viajes de su familia, pero ha aclarado que no fue consciente de esa circunstancia hasta que estalló el escándalo por el saqueo.

Por su parte, la ex directora financiera del Palau de la Música Gemma Montull, que sí ha declarado hoy por segunda vez, ha responsabilizado a sus superiores, Fèlix Millet y su padre, de las anotaciones en su dietario que relacionaban entregas de la constructora Ferrovial al Palau con pagos a CDC.

Según Montull, ella se limitaba a obedecer las órdenes de sus superiores, que le habían indicado que debía pagar las facturas relacionadas con CDC una vez recibidos los cobros de Ferrovial.

Como ya hiciera en su primera declaración, se ha escudado en que era una mera contable del Palau, sin capacidad de decisión, y ha añadido que las facturas falsas para enmascarar el desvío ante la Agencia Tributaria se las dieron su propio padre y el abogado Raimon Bergós, también imputado en la trama.

A diferencia de en su primera declaración de hace un año, en que pidió sin éxito el ingreso en prisión provisional de los principales imputados por el saqueo, la fiscalía no ha solicitado hoy ninguna medida cautelar para ellos.