Público
Público

Los millones de bonos a AIG encienden el fuego bipartidista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los principales asesores financieros del presidente Barack Obama y los líderes del Congreso calificaron el domingo de escándalo que la aseguradora American International Group (AIG), que recibió 173.000 millones de dólares en rescates pagados con dinero de los contribuyentes, esté pagando 165 millones de dólares en bonos a sus empleados.

Pero no estaba claro lo que podría hacer el Gobierno para recuperar el dinero o evitar el pago de los bonos, ya que los contratos parecen vinculantes legalmente.

"Haremos todo lo posible para asegurarnos de que el dinero que pusimos allí sea gastado en el modo que consideramos apropiado", dijo Christina Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, en un programa de NBC.

Romer y el director del Consejo Económico Nacional, Lawrence Summers, dijo que los contratos debían ser respetados pero que el tema de AIG sería examinado.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que el tema de los bonos era un escándalo y que la Administración de Obama debía hacer más.

"¿Se comprometieron (AIG) con estos contratos sabiendo que (...) los contribuyentes de Estados Unidos les iban a hacer reembolsos a sus empleados?", dijo McConell.

MILLONES EN BONOS

AIG acordó el sábado modernizar su estructura de bonos, después de que el Gobierno de Obama pusiera objeciones a sus planes de pagar sustanciosas sumas por 2008, pero aclaró que no tenía más opción que cancelar los 165 millones de dólares, con fecha el domingo.

AIG recortará drásticamente los sueldos restantes de 2009 de los principales ejecutivos de su unidad de productos financieros y trabajará con el Tesoro para reordenar los bonos del 2008, escribió el presidente de la empresa, Edward Liddy, en una carta a Geithner.

La aseguradora prometió cancelar cerca de 1.000 millones de dólares en bonos retenidos en un período de varios años, la mitad de los cuales ya fueron pagados.

El rescate de AIG no sólo apuntaló a la aseguradora, sino que también benefició a una serie de grandes bancos, incluyendo algunas de las mayores instituciones de Europa, que tenían transacciones con la aseguradora.

Bajo la presión de los legisladores, AIG reveló el domingo que más de 90.000 millones de dólares fueron pagados a varios bancos, incluyendo el Deutsche Bank, el francés Société Générale y Goldman Sachs, desde septiembre pasado, cuando AIG estuvo a punto de quebrar.