Público
Público

Millones de despidos y un año de PIB a la basura

La crisis financiera mundial ha abierto profundas heridas en la economía real, pero está afectando sobre todo al mercado laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Es difícil llevar la cuenta. La sucesión de despidos anunciados por las grandes multinacionales ofrece nuevos datos casi a diario, y el último censo de recortes de plantilla, basado en informaciones de las propias compañías, eleva la cifra de trabajadores que se han ido a la calle hasta más de un millón.

Se trata de un recuento desde septiembre de 2008 que sólo considera a las grandes multinacionales, por lo que es sólo la punta del iceberg. Presumiblemente, la cifra exacta de pérdida de empleos en el mundo es muy superior.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), entidad vinculada a la ONU, permite hacer una aproximación a las dimensiones del problema. La OIT estima que el número de parados en todo el mundo crecerá en 2009 en 38 millones, elevando el total de desempleados a 231 millones, lo que equivale al 7% de la población activa.

En ese cálculo se tienen en cuenta no sólo los despidos de las empresas (lo que equivale a destrucción de empleos); también incluye los trabajadores que se incorporan a la población activa (es decir, los que quieren trabajar) y no encuentran empleo por la crisis.

La estimación de la OIT puede quedarse corta, ya que se basa en un crecimiento del 0,5% del PIB en 2009, cuando la mayoría de los organismos internacionales están siendo más pesimistas, y prevén ya un descenso del tamaño de la economía mundial en este ejercicio.

En el origen de esta tremenda destrucción de empleo está la crisis galopante del sector financiero, cuya pérdida de activos, sólo en 2008, se elevó a 50 billones de dólares (unos 37,6 billones de euros), según la estimación realizada por el Banco Asiático de Desarrollo. Esa pérdida de riqueza financiera equivale al PIB mundial de un año entero (todo lo que se produce en un ejercicio), lo que da una idea del agujero provocado en la economía mundial.

El impacto de la crisis se ha concentrado, de momento, en Estados Unidos y en Europa. Más del 60% de los despidos de las grandes empresas anunciados en los últimos seis meses lo fueron en EEUU, y la lista negra con los recortes de plantilla más severos está copada por compañías también estadounidenses. Otra cuarta parte de los despidos se localiza en Europa.

La concentración de los despidos en las economías desarrolladas está relacionada con la naturaleza de la crisis (el sector financiero está focalizado en Occidente), pero puede estar relacionada también con la mayor transparencia de las empresas. En China, por ejemplo, no hay datos de empresas, aunque cifras no oficiales creen que la crisis ya se ha llevado por delante 20 millones de empleos.