Público
Público

Miss Cantabria redime su deuda con las madres con una guapa que puede hacer historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los concursos de belleza tenían una deuda con las madres que están a punto de redimir gracias al mismo certamen que desató la polémica al descalificar a su ganadora por tener un hijo: Miss Cantabria, que en 2008 presenta como candidata a Miss España una mamá de 28 años que puede hacer historia.

Las adhesiones que recibió Angela Bustillo el año pasado tras conocerse que había perdido su título porque tenía un hijo forzaron a Miss España a dar un paso que todavía no han seguido los demás países que compiten en Miss Universo y Miss Mundo, y a aceptar lo que hasta entonces prohibía: hacer reina de la belleza a una mamá.

La primera provincia en aplicar el cambio de normas que termina con la discriminación ha sido Cantabria, donde la deuda de este tipo de certámenes con las madres viene de lejos, ya que en 1984 también se retiró el título a la Maja de Cantabria por el mismo motivo.

Sandra Veiga es una gallega afincada en Cantabria desde hace trece años, que tiene un niño de ocho y que hasta ahora prestaba su imagen al equipo ciclista profesional Saunier Duval.

El pasado 30 de noviembre se convirtió en la primera madre aceptada como miss al ganar el certamen de Cantabria. Dos semanas después se le unió Paula Sánchez, una joven de 20 años que se coronó Miss Salamanca a los diez meses de dar a luz a su bebé.

"Somos las dos primeras que vamos a un certamen de Miss España. No soy muy consciente de lo supone y no lo quiero ser, porque me pongo más nerviosa. No quiero tener más responsabilidad ya de la que tengo. Con representar a Cantabria ya tengo bastante", ha dicho a Efe Sandra Veiga, antes de viajar con el resto de candidatas a Miss España a una concentración en la República Dominicana.

Lo que no oculta esta joven veterana -es la mayor de todas las concursantes- es que está "orgullosa" y que se presentó a Miss Cantabria precisamente "por lo que le pasó" a Angela Bustillo, a quien está agradecida por haber luchado para que se eliminara la cláusula que discriminaba a las mujeres frente a los hombres. Porque, a ellos, el ser padres no les impedía ser míster.

Sabe además que lo ocurrido con Angela Bustillo desplaza sobre Miss Salamanca y ella parte de la atención de la gala de Miss España 2008 y anuncia que está dispuesta a aprovechar la oportunidad.

El haber sido madre no ha influido hasta ahora en el trabajo de Sandra Veiga, a pesar de que se pasa semanas enteras fuera de casa. Ella subraya que sólo hace lo mismo que miles de españolas consiguen cada día: compaginar las obligaciones laborales con la familia.

"Con el ciclismo me paso 120 días al año fuera de casa y nunca me han preguntado ¿con quién dejas a tu hijo? Si me tengo que ir un mes, y ahora me voy con el certamen de Miss España, sé con quién dejo a mi hijo. Soy yo la que decido, soy yo la madre y me considero lo suficientemente responsable como para saber hasta dónde puedo llegar y hasta dónde no", enfatiza.

Angela Bustillo la felicita, aunque sigue en pleitos con los organizadores de Miss España porque considera que "no han dado la cara" ante ella tras haber cambiado las bases que la eliminaron.

La ex Miss Cantabria se alegra por Sandra Veiga y por Paula Suárez, pero tiene un sentimiento agridulce, ya que sospecha que este año han elegido a dos candidatas madres para "callar bocas".

"Pero les deseo lo mejor. Espero que esto sirva para algo y que de verdad puedan acceder una madre a ganar un premio", asegura.

De momento, al firmar las bases, Sandra Veiga y su compañera de Salamanca se han comprometido a aceptar que si son elegidas como Miss España no podrán participar en certámenes internacionales, que siguen cerrados a las madres.