Público
Público

Morales pide adelantar el diálogo y critica a la Iglesia Católica por su presunta parcialidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó a los prefectos (gobernadores) opositores iniciar hoy el diálogo sobre la crisis del país y no esperar hasta mañana, al tiempo que criticó a la Iglesia Católica por su presunta parcialidad con esas autoridades.

En un discurso pronunciado en el Palacio de Gobierno de La Paz, Morales dijo que quiere ver a los prefectos hoy mismo, entre las 16.00 y 17.00 hora local (20.00 y 21.00 GMT), en la ciudad de Cochabamba (centro), para comenzar las discusiones.

Morales propuso, además, un sistema de negociación intensivo, a puerta cerrada y a tiempo completo hasta que se acaben los trabajos de las comisiones para no prolongar las conversaciones durante un mes, como sugiere el texto de preacuerdo.

El mandatario anunció que enviará a los prefectos una invitación hoy mismo para empezar los trabajos.

El prefecto de Tarija, Mario Cossío, firmó ayer en nombre del Consejo Nacional Democrático (Conalde) -que agrupa al bloque opositor y autonomista de Bolivia- un preacuerdo para abrir con el Gobierno un proceso de diálogo nacional que permita superar la crisis.

Así, los líderes de los departamentos de Santa Cruz, Beni, Tarija y Chuquisaca aceptaron el diálogo con Morales, a pesar de la detención de su colega de Pando, Leopoldo Fernández, que ha sido confinado en un lugar aún no aclarado.

Pando cumple hoy el quinto día de estado de sitio declarado para frenar una ola de violencia que la semana pasada cobró la vida de 15 personas, la mayoría campesinos afines al mandatario, quien ha responsabilizado a Fernández de estas muertes.

Las partes discutirán sobre el reparto de la renta petrolera, la nueva Constitución impulsada por Morales, los estatutos autonómicos aprobados Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, pero con el acompañamiento de la Unión Europea, la Iglesia Católica, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Organización de Estados Americanos (OEA) y las Naciones Unidas.

Además, el convenio establece el desalojo de entidades estatales en las regiones citadas, la suspensión del bloqueo de rutas y se acuerda investigar los violentos sucesos de Pando.

Morales señaló que, de parte del Gobierno, el documento fue firmado por dos viceministros y criticó al prefecto Cossío por publicar el preacuerdo en los diarios nacionales, con el espacio para la rúbrica del mandatario en blanco.

También cuestionó la labor del cardenal Julio Terrazas, la principal autoridad de la Iglesia Católica en Bolivia, por haber acompañado anoche a los prefectos opositores Cossío y Costas en la firma del acuerdo reunidos en Santa Cruz.

"Lamento mucho que el cardenal (...) defienda a la gente que defiende los intereses del Imperio y no al pueblo", aseguró Morales en su discurso, en el que también pidió que las iglesias Metodista y Evangélica que se incorporen a la mediación.