Público
Público

Moratinos pide a la Guardia Civil "que no se repita" el incidente de ayer en Gibraltar

El ministro de Asuntos Exteriores achaca el incidente "a una persecución en caliente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, recordó hoy que la entrada de cuatro agentes de la Guardia Civil anoche en aguas gibraltareñas se debió a una 'persecución en caliente' a una embarcación de presuntos narcotraficantes, confirmó que la persecución continuó por suelo gibraltareño y confió en que 'no se repita ese incidente'.

El ministro explicó en una rueda de prensa en Bruselas que la Guardia Civil está llevando a cabo una investigación del suceso y que aún no se conoce su versión.

Sin embargo, dio prácticamente por hecho que los agentes llegaron hasta 'el propio Gibraltar' y que, por tanto, 'no era una cuestión de aguas'.

'El propio ministro (del Interior, Alfredo Pérez) Rubalcaba expresó sus disculpas, fue una persecución en caliente y se liberaron a los Guardias Civiles, que están ya de vuelta en España. Esperamos que no se repita ese incidente', dijo Moratinos en Bruselas a su llegada a la reunión de ministros de Exteriores de la UE.

Rubalcaba habló anoche con el primer ministro de Gibraltar, Peter Caruana, tras conocer los hechos para pedirle disculpas por este incidente. Según indicaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Interior, el primer ministro gibraltareño aceptó las disculpas de Rubalcaba.

Durante la conversación, el ministro español admitió que la actuación de los agentes fue 'un poco incorrecta' pero incidió en que fue 'fruto de una persecución en caliente'. Fuentes de la Guardia Civil indicaron que se trata de un 'incidente sin ánimo de molestar' por parte de los agentes de la Guardia Civil al entrar en aguas del Peñón.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) expresó hoy su 'total respaldo' a los cuatro agentes del Servicio Marítimo de Algeciras (Cádiz) retenidos ayer por la Policía de Gibraltar. La asociación expresa en un comunicado su preocupación por 'la escalada de tensión que se está viviendo en aguas del Estrecho' y afirma que los agentes 'intervinieron en el contexto de lo que en el Derecho Marítimo se denomina persecución en caliente'.

En ésta persecución, una vez detenidos los dos ocupantes, los guardias civiles se ponen a disposición y colaboración de la Policía de Gibraltar, que detiene a los cuatro guardias civiles'.

La AUGC asegura no entender 'cómo en un lugar, como lo es la zona del Estrecho, considerado como una de las zonas más calientes del mundo en lo que se refiere a narcotráfico, inmigración y entrada de terrorismo islámico, todavía no hay un protocolo claro de actuación, que aclare la forma de actuar de ambas policías y en el que los perjudicados sean sólo los delincuentes y no los que están al servicio de la sociedad, como son estos agentes'.