Público
Público

Mubarak anima a una mayor inversión española en Egipto y a un mayor número de turistas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente egipcio, Hosni Mubarak, dijo hoy en una entrevista con varios medios españoles, horas antes del viaje de estado de los Reyes de España a Egipto, que su país espera de España más inversiones y más volumen de turistas.

Mubarak, que recibió a cuatro periodistas españoles en el Palacio Presidencial de Heliópolis, dijo que "las relaciones entre los dos países han crecido con rapidez en varios campos" y lo ilustró con cifras: el pasado año, el comercio bilateral superó los 2.000 millones de euros y la inversión española superó los 1.700 millones de dólares.

Sin embargo, también apuntó que la mayoría de estas inversiones son en el ámbito del gas licuado de la estación de Damieta, en referencia a la inversión de Unión Fenosa Gas en esa localidad, de 1.400 millones de dólares.

Por ello, "esperamos mayores inversiones como resultado de nuestras reformas económicas", dijo en referencia a las políticas de liberalización emprendidas por el actual Gobierno de Ahmed Nazif, que han logrado unos buenos niveles macroeconómicos y un crecimiento sostenido.

El presidente apuntó, concretamente, al caso del turismo, y deseó "un mayor flujo de turistas desde España, que actualmente no superan los 150.000 anuales".

En un tono más político, Mubarak aseguro que su país "valora la postura española en Oriente Medio, en especial en lo que respecta a la causa palestina".

Se refirió también a la necesidad de "el diálogo para evitar las causas del conflicto de civilizaciones", y en este sentido señaló la historia de España y de Egipto para ilustrar la posibilidad de una coexistencia pacífica.

Con respecto al llamado "proceso de Barcelona", aseguró que ha tenido "éxitos y decepciones": entre los primeros, el ámbito económico y los distintos programas de acción conjunta.

También ha habido frutos en el ámbito cultural "para evitar la falta de respeto y la difamación que caracterizan los actos de discriminación y extremismo contra los árabes en Europa", lamentó el presidente.

Y en la parte más política del "proceso de Barcelona", Mubarak no escondió "las numerosas decepciones (sufridas) por el estancamiento del proceso de paz (isralí-palestino)".

En cuanto al papel de la Unión Europea en el proceso de paz, el presidente lamentó que "no haya ido más allá de proveer ayuda económica y financiera al pueblo palestino y la Autoridad Nacional Palestina (ANP)".