Público
Público

Un muerto por disparos de la policía china en una protesta del sur del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un campesino murió, cinco personas fueron gravemente heridas y otras 20 presentaron heridas de diversa consideración cuando la policía disparó contra un grupo de campesinos que protestaban contra la construcción de una mina, informó hoy la prensa estatal y un grupo pro derechos humanos.

El incidente ocurrió en la localidad de Saixi, en la provincia suroccidental de Yunnan, cuando la policía disparó sobre 100 manifestantes que intentaban bloquear las obras en protesta por la pérdida de sus tierras, informó la red de activistas China Human Rights Defenders (CHRD) en un comunicado.

La agencia semioficial China News Service confirmó el suceso y la muerte de uno de los manifestantes, aunque señaló que cinco de los heridos eran policías.

El campesino fallecido se llama Chen Changfa, mientras que las identidades de los heridos no fueron hechas públicas, y se señaló que gran parte de los manifestantes son de la minoría étnica Miao, una de las 55 que hay en China.

El documento añadió que más de veinte manifestantes fueron golpeados y detenidos por las autoridades para ser interrogados.

El gobierno local, de forma muy poco habitual en estos casos, reconoció los disparos de sus efectivos contra los manifestantes.

"Después de realizar unos disparos de advertencia, que no surtieron efecto, y como la seguridad personal de la policía estaba seriamente amenazada, ésta se vio forzada a usar pistolas antidisturbios, porras y escudos, de acuerdo con la ley", señaló la página web del gobierno de Wenshan, donde se encuentra Saixi.

Añadió que los manifestantes atacaron a la policía con palos, rocas y ladrillos.

Las protestas se iniciaron porque la empresa que construye la mina de tungsteno, Zijin Mining Group, no llegó a un acuerdo con los campesinos locales a la hora de compensarles por las tierras expropiadas para construir el pozo.

Cada año hay decenas de miles de disputas por tierras en toda China, en la mayoría de los casos por la expropiación forzosa de fincas para la construcción de fábricas, minas y otros proyectos de gobiernos locales.