Público
Público

Multitudinarias manifestaciones en Siria para rechazar el plan árabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decenas de miles de sirios se manifestaron hoy en las principales plazas del país para expresar su apoyo al régimen y rechazar la hoja de ruta de la Liga Árabe, que estipula la renuncia del presidente Bachar al Asad.

Los participantes en la marchas condenaron "la campaña hostil y conspirativa que dirigen algunos países árabes" contra Siria y recalcaron su apoyo a "las reformas" propuestas por Al Asad, según informó la agencia oficial SANA.

En las pancartas y lemas, expresaron su rechazo a las resoluciones de la Liga Árabe que "afectan a la soberanía de Siria", así como a cualquier forma de "injerencia externa en los asuntos de la patria".

La hoja de ruta trazada por los países árabes el pasado domingo pide a Al Asad que transfiera sus poderes al vicepresidente y forme un gobierno de unidad nacional que dirija al país hacia elecciones libres.

Ese mismo día, el presidente del Consejo Nacional Sirio (CNS), la mayor organización opositora siria en el exilio, Burhan Galiun, se felicitó por el plan árabe, aunque matizó que no negociarán con el régimen hasta que Al Asad anuncie su renuncia.

Las marchas tuvieron lugar en las plazas de Sabe Bahrat de Damasco y Sadalá al Gabri de Alepo, las principales urbes del país, así como en la ciudad costera de Tartus o en la oriental de Deir el Zur, entre otras.

Los participantes, según SANA, corearon lemas que expresan "la determinación firme del pueblo sirio de frustrar el complot y hacer fracasar las campañas tendenciosas que pretenden desestabilizar al país".

Estas manifestaciones coinciden con el anuncio de que el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, viajará a Nueva York el próximo sábado al frente de una delegación del organismo para reunirse con los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y conseguir su apoyo a la hoja de ruta árabe para Siria.

Desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Al Asad, más de 5.000 personas han muerto por la represión gubernamental, según las últimas cifras de la ONU.