Público
Público

El Mundial se inaugura con una colorida fiesta cultural africana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los aviones militares volaron bajo sobre el estadio Soccer City de Johannesburgo silenciando brevemente el potente zumbido de las vuvuzelas, en medio de una colorida apertura del Mundial de fútbol marcada por la cultura africana.

El público que se encontraba en el estadio, que se asemeja a una inmensa olla, estalló eufórico mientras el espectáculo se desarrollaba en el terreno de juego antes del saque inicial del torneo que, por primera vez, se realiza en el continente africano.

Sin embargo, los problemas de tráfico retrasaron a algunos aficionados, lo que provocó que la ceremonia inaugural tuviera varios asientos vacíos.

El presidente sudafricano, Jacob Zuma, declaró la inauguración oficial del torneo mientras que el presidente de la FIFA Joseph Blatter lo definió como la Copa Africana.

"¡La Copa del Mundo de la FIFA está en África! La Copa del Mundo de la FIFA está en Sudáfrica!", dijo Blatter bajo una ensordecedora ovación. "El sueño se hizo realidad", agregó.

Mientras que un escarabajo gigante hacía rodar un balón sobre la arena, el Premio Nobel de la Paz Desmond Tutu bailaba en la tribuna al ritmo de la música africana, al igual que los 1.500 bailarines que formaron parte del espectáculo.

Los carteles mostraron los colores de los 32 países participantes y se indicaron las nueve ciudades que serán sedes del Mundial al ritmo de tambores africanos.

Sin embargo, uno de los momentos de mayor emoción se vivió cuando una imagen de Nelson Mandela fue desplegada en las pantallas con un mensaje de esperanza que decía: "La generosidad del espíritu humano puede sobreponerse a toda adversidad. A través de la compasión y del cariño, creamos... esperanza".

El ex presidente de Sudáfrica, que logró acabar con el racismo en el país y cuya figura ayudó a que el país albergara el Mundial, canceló su aparición tras la muerte de su bisnieta en un accidente en la noche del jueves.

Cerca de unas 70.000 personas, un mar verde y dorado -los colores de la selección sudafricana-, escucharon las canciones de los seis países africanos presentes en el torneo: Sudáfrica, Nigeria, Ghana, Camerún, Costa de Marfil y Argelia. Además, se cantó el himno del Mundial "Sign of a Victory", del estadounidense ganador del Grammy R. Kelly.

Los aficionados mexicanos lanzaron carteles y banderas de México, que se fundían con el ruido de las vuvuzelas, las trompetas de plástico que se han convertido en el símbolo de este Mundial.

Los sudafricanos han recibido el torneo con un orgullo nacional que no se veía desde que Mandela fue liberado de prisión en 1990 y desde las primeras elecciones libres cuatro años después.